Las colocaciones de deuda corporativa de largo plazo en el mercado local se han frenado durante julio. En las semanas transcurridas no se han registrado ofertas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), lo que contrasta con lo registrado en igual mes del 2017, cuando se emitieron 21,263 millones de pesos.

Analistas de deuda de Banorte anticiparon que el bajo dinamismo se mantendrá durante el resto de este mes porque típicamente baja la actividad por el periodo vacacional.

Aunado a que los emisores e inversionistas se anticiparon al proceso electoral del 1 de julio pasado, cubriendo sus necesidades de financiamiento durante los primeros seis meses de este año.

De enero a junio pasado, las emisoras levantaron 136,093 millones de pesos en el mercado de deuda local.

Marzo se posiciona como el mes récord, con un monto recaudado mayor a 51,000 millones de pesos.

Agosto, reactivación

Tras la pausa vista en las semanas de julio, la actividad comenzaría a reactivarse hacia agosto.

Entre las solicitudes para emitir deuda en la BMV están la Minera Frisco, que pretende llevar a cabo una emisión por 5,000 millones de pesos y la inmobiliaria Vinte Viviendas Integrales, quien planea emitir el primer bono sustentable de vivienda de América Latina por un monto de 750 millones de pesos.

Los recursos de un bono sustentable se destinan a financiar exclusivamente proyectos catalogados “verdes” y “sociales” —que demuestren beneficios ambientales y para la comunidad—, de acuerdo con los Principios de Bonos Sustentables publicados por la International Capital Market Association.

La minera productora de oro, plata, zinc y otros metales planea la oferta de certificados bursátiles el próximo 14 de agosto en la BMV.

Los recursos los destinará al pago de pasivos, así como para fines corporativos y para el financiamiento de sus operaciones. La deuda de la compañía ascendió a 1,262 millones de dólares al cierre de marzo.

Vinte estima realizar la emisión de bonos el próximo 15 de agosto, según indica el prospecto de colocación. Los recursos los usará para financiar sus innovaciones “verdes” en todos los proyectos de vivienda.

judith.santiago@eleconomista.mx