Al cierre del 2018, las emisiones de deuda de alto rendimiento en América Latina reflejaron una caída de 58.09%, comparado con el nivel del 2017, siendo su nivel más bajo desde hace ocho años, consecuencia de factores internos y externos de cada país, de acuerdo con Moody’s.

A través de un documento, la agencia calificadora detalló que, al cierre del 2018, 16 emisores colocaron deuda por un total de 11,400 millones de dólares, siendo su nivel más bajo desde el 2011; el monto anterior contrasta con 27,200 millones de dólares de 24 emisores reportados al cierre del 2017.

Lo anterior es consecuencia de una disminución en el apetito de los inversionistas, principalmente en el segundo trimestre del año pasado ante factores internos y externos como el aumento en la tasa de interés referencial de Estados Unidos, los riesgos en el comercio mundial, incertidumbre política y los problemas específicos de cada país.

Tasas atractivas

Pese a dicha disminución, los especialistas destacaron que desde el 2009 los países emergentes han incrementado su participación en el mercado de deuda, ya que sus bajas tasas de interés son el principal atractivo.

No obstante, ante el aumento en la tasa de interés de la Fed, consideraron que generará un cambio en las condiciones de financiamiento global, lo que a su vez ocasiona vulnerabilidades entre los países latinoamericanos.

“Las tasas de interés más altas aumentarán los costos del servicio de la deuda y los riesgos de refinanciamiento para las economías de mercados emergentes altamente apalancados”, se lee en el documento.

Particularmente en el caso de México, los analistas recordaron, entre otras cosas, que en octubre del 2018, los legisladores de Morena presentaron una propuesta que buscaba integrar a la Secretaría de Energía a los dos principales reguladores del sector como la Comisión Reguladora de Energía y la Comisión de Nacional de Hidrocarburos.

Ante ello, mencionaron que, de ser aprobada como se presentó, tendría consecuencias negativas en el país, generaría mayor incertidumbre por parte de los inversionistas, lo que provocaría un mayor riesgo empresarial.

Según el documento de Moody’s, estiman un aumento en la emisión de bonos para el primer trimestre del 2019, resultado de una disipación de la incertidumbre particularmente en México y Brasil.

[email protected]