El 2019 fue otro año récord para la emisión de bonos verdes en el mundo, logrando una recaudación de 231,200 millones de dólares, monto 35.3% superior a lo colocado en el 2018, de acuerdo con cifras disponibles del Climate Bonds Initiative (CBI).

Pero a pesar de haber sido un año que superó la marca del 2018, no se logró llegar a la meta anual fijada en 250,000 millones de dólares, quedándose a  7.52% del objetivo.

CBI, una organización mundial sin fines de lucro dedicada a promover inversiones con etiqueta verde, volvió a establecer como propósito una recaudación de 250,000 millones de dólares para este 2020.

El año pasado se realizaron alrededor de 1,400 ofertas que provinieron de países como Estados Unidos, China, Alemania, Francia, Canadá, Japón, Países Bajos y España.

En México se presentaron tres colocaciones por alrededor de 10,200 millones de pesos frente a los 11,460 millones logrados en el 2018 con ocho emisiones.

Destaca la oferta de Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos  por un total de 7,000 millones de pesos. Inmobiliaria Vinte y los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura, obtuvieron 699 millones y 2,500 millones de pesos, respectivamente.

A escala mundial, entre los grandes emisores de bonos verdes en el año destacan los principales bancos europeos y chinos, compañías como el gigante tecnológico Apple, la del sector energía Iberdrola y la firma de servicios financieros Hyundai Capital Services.

También destacó la primera emisión soberana de Chile por 850 millones de dólares a un plazo de 30 años, que registró una sobredemanda de 12 veces respecto al monto colocado. Después, este país latinoamericano volvió al mercado global con otra emisión en euros por 861 millones.

Los Países Bajos emitieron su primer bono verde de gobierno por 6,000 millones de euros y Hong Kong recaudó 1,000 millones de dólares con la venta de su primer bono verde. La República de Polonia emitió por tercera vez un bono verde por 2,000 millones de euros a 30 años el 28 de febrero del 2019.

Los gobiernos y las empresas ya emiten bonos verdes en más de 30 monedas diferentes en todo el mundo, como en dólares, euros, yenes, coronas sueca y danesa.

Los bonos verdes son instrumentos de renta fija creados para estimular las inversiones en proyectos relacionados con el clima, que impactan positivamente en el ambiente, incluidos los de energías renovables, la eficiencia energética, construcción y transporte sustentable, así como la protección y restauración del ecosistema.

Afsaneh Beschloss, fundadora y CEO de RockCreek, una firma global de gestión de activos, refirió en un artículo que para Kenneth Lay, director gerente senior de RockCreek que como tesorero del Banco Mundial dirigió el equipo que desarrolló los primeros bonos verdes, la emisión de bonos destinados a proyectos relacionados con el clima y el ambiente fue un cambio importante “que conllevó el potencial para atraer nuevos inversionistas orientados al impacto ambiental e impulsar incentivos dentro del banco”.

Agrega que “el potencial se está realizando, quizá no tan rápido como nos gustaría, pero el progreso ha sido dramático en la década desde entonces”.

El entrevistado dijo que continuará fuertemente la discusión acerca de los proyectos, éstos deben transparentar, verificar y medir sus beneficios ambientales, así como garantizar el cumplimiento de estándares internacionales.

Más exigentes

Especialistas aseguran que los inversionistas en el mundo cada vez se vuelven más exigentes con respecto a qué y cómo invierten y cada vez es más marcada la tendencia de hacer inversiones guiados por los principios ambientales, sociales y de gobierno corporativo.

Luis Sayeg, director general de Afore Citibanamex, explicó que las inversiones sostenibles empiezan a tomar una dimensión muy fuerte en el mundo.

“Invertir responsablemente el dinero bajo criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo es una nueva tendencia que comienza a acelerarse en el mundo”, consideró. Dijo que en México ha habido avances importantes en la materia, como lo fue el acuerdo que hicieron los inversionistas institucionales para invertir en bonos verdes en el 2017, y en el 2018 se creó el Consejo Consultivo de Finanzas Verdes para estimular el financiamiento en este rubro.

“Estamos muy involucrados para seguir impulsando estos vehículos de inversión. Esto tiene que ver con un cambio en la manera en que se maneja el dinero en el mundo ante los temas ambientales, sociales y de gobierno corporativo”, añadió el director general de Afore Citibanamex.

[email protected]