Tokio.- La Bolsa de Tokio cerró este jueves su sesión con una fuerte pérdida de 2.45%, preocupada por los países emergentes tras la decisión de la Reserva Federal (Fed) estadounidense de reducir todavía más su respaldo monetario a la primera economía mundial.

El índice Nikkei 225 de los principales valores se dejó 376.85 puntos para terminar la jornada con 15,007.06 puntos.

La actividad fue bastante intensa, y 3,040 millones de acciones cambiaron de manos.

Los inversores lamentaron la decisión tomada la víspera por la Fed de estrechar un poco más la política monetaria norteamericana. El banco central, que estima que el crecimiento de la economía estadounidense se ha "acelerado", reducirá en 10,000 millones de dólares sus compras de activos mensuales a partir de febrero, hasta los 65,000 millones.

Esta decisión podría exacerbar los movimientos de capitales que desestabilizan los mercados desde la pasada primavera boreal, particularmente en los países emergentes.

Los inversores tienen tendencia a retirar masivamente sus fondos de esos países, donde los habían invertido aprovechando la abundante liquidez puesta hasta ahora en el mercado por la Fed. Pero como este dinero ahora empieza a agotarse, los operadores retiran sus inversiones.

Sin embargo, una retirada desordenada de los fondos colocados en los países emergentes podría desestabilizar a estas economías, ya sea en Turquía, Sudáfrica o Argentina, y en última instancia tener también consecuencias sobre los países desarrollados, lo que explica la caída de Tokio este jueves.

" El mercado está decepcionado de que la Fed no haya hecho ninguna referencia a los países emergentes" en su comunicado, explicó a la AFP Hirokazu Kabeya, corredor de bolsa en Daiwa Securities.

Los inversores "se preguntan si las autoridades no son un poco demasiado optimistas" respecto a la situación en los mercados, agregó

"Aunque la Fed estuviera decidida a reducir su ayuda monetaria, habría podido decir al menos que 'seguía la situación atentamente' o algo por el estilo. Si lo hubiera hecho, hoy la situación sería muy diferente", concluyó.

La ansiedad llevó, además, a un regreso hacia los valores refugio, como el yen, que subió en los últimos días frente al dólar y al euro.

Este repunte de la divisa nipona perjudica a los grupos exportadores japoneses porque reduce el valor de sus ingresos logrados en el extranjero cuando se convierten en moneda local. Las cotizaciones de estos grupos bajaron por tanto el jueves en la Bolsa de Tokio.

mac