En dos días, las acciones de la automotriz estadounidense Tesla perdieron 5.16% a 284.45 dólares en la Bolsa de Nueva York.

Dos son las razones: por un lado, el miércoles presentó un débil reporte trimestral; por el otro, el más significativo, los insultos que les propinó Elon Musk, presidente de la compañía, a los analistas en la conferencia telefónica.

De hecho, los títulos de la fabricante de autos eléctricos, con sede en California, llegaron a caer 7% al término de la conferencia con analistas.

“¿Cómo dijo?, la siguiente pregunta”, decía Musk, interrumpiendo a un analista que le preguntó sobre la necesidad de Tesla de hacerse de capital fresco, algo que el propio Musk había prometido que su compañía no necesitaba, sin convencer a Wall Street.

“Me estoy aburriendo con tanta pregunta tonta”, fue otro de los comentarios de la conferencia.

pérdidas

En el primer trimestre del año, Tesla reportó una pérdida ajustada de 3.35 dólares por acción, sobre una ganancia de 3,000 millones de dólares, cifras por encima de las expectativas de los analistas.

Musk ha estado diciendo que su compañía será rentable para el cuarto trimestre del 2018, algo que ha hecho dudar a los analistas.

“No dejen que la conferencia de Musk los engañe. No quería que los inversionistas centraran la atención en finanzas que se deterioran rápidamente”, dijo Jim Chanos, un destacado vendedor de Kynikos Associates LP.

La acción de Tesla ha perdido 8.64% en el 2018. Los inversionistas están preocupados por una investigación federal de un accidente de uno de sus vehículos y por una baja de su calificación de Moody’s Investors Service.

Envalentonados por las complicaciones de producción de la empresa, los vendedores en corto han acumulado posiciones por 2,500 millones de dólares o 26% más que en el año pasado.

En total, las posiciones cortas llegan a 11,940 millones de dólares, las mayores apuestas a la baja de una acción en los mercados de Estados Unidos, según datos dados a conocer por S3 Partners.

Joseph Spak, un analista de RBC Capital Markets que fue interrumpido por Musk, dijo que “fue una conferencia extraña que careció de respuestas”.

Incluso, RBC degradó el precio objetivo de la acción de Tesla de 305 a 280 dólares para el resto del año, luego de la conferencia.


valores@eleconomista.mx