El fundador de Tesla, Elon Musk, defendió el fin de semana en Twitter las extravagantes respuestas que ofreció el miércoles a preguntas de analistas financieros, aunque reconoció que fue “estúpido” ignorarlas.

Musk aseguró que ignoró dos preguntas de analistas durante la conferencia telefónica para explicar los resultados del primer trimestre del año, en el que Tesla casi duplicó sus pérdidas a 784.6 millones de dólares, ya que “representaban tesis de vendedores a corto plazo”.

Según el empresario, Tesla “es el título del mercado más acortado (con el que más se apuesta en contra) y lo ha sido desde hace tiempo”.

Pero Musk también reconoció que “debería haber contestado sus preguntas. Fue estúpido ignorarlas”.

Una de ellas fue la de una analista sobre la necesidades de capital que Tesla tendrá a medida que aumenta la producción del Model 3. Musk respondió ante el asombro general: “Lo siento, siguiente. Preguntas aburridas y estúpidas no son interesantes”.

En este sentido, afirmó que su reacción fue fruto de que esa cuestión “ya había sido respondida en el titular del boletín del primer trimestre que recibió con anterioridad junto con detalles en el contenido del boletín”.

La segunda pregunta fue de un analista que solicitó información detallada sobre los pedidos que Tesla está recibiendo para el Model 3.

El empresario saltó con un “vamos a pasar a YouTube. Lo siento. Estas preguntas son tan secas. ¡Me están matando!”, antes de dar paso a la intervención de un entusiasta de la marca.

Según explicó Musk, esa cuestión era “absurda” porque “Tesla tiene cerca de medio millón de pedidos a pesar de que no hay publicidad ni vehículos en concesionarios”.

Asimismo, añadió que “incluso después de alcanzar la producción de 5,000 unidades a la semana, serían necesarios dos años para satisfacer la demanda existente, incluso si las nuevas ventas se redujeran a cero”.

El fundador de Tesla insistió en que “no tengo ninguna preocupación por la demanda” del Model 3.