El tema electoral nos tiene con la respiración entrecortada, y es posible que nos volvamos a ver en dos semanas y en Estados Unidos no haya presidente electo

Buenos días, buenas tardes, buenas noches. Es un placer saludarte desde la recomendada sana distancia, y detrás del cubrebocas.

Es elemental guardar la disciplina pues los tiempos son para eso y no hay que bajar la guardia. Los contagios por Covid-19 siguen incrementándose en el mundo y las economías están de nuevo tomando medidas restrictivas que no son populares en absoluto.

Las vacunas están a semanas de distancia y el efecto de estas es de pronóstico reservado, no existe una cura mágica y por ende una solución al detenimiento de diferentes sectores de la economía.

De momento los mercados accionarios han sido llamados a comparecer, y en consecuencia los indicadores dominantes del mundo han tenido que entrar en una secuencia de bajas, que en algún momento de la sesión del lunes fueron escandalosas.

El incremento en los contagios y el aletargamiento económico obliga a que los estímulos económicos se incrementen en los lugares donde esto es posible. Europa y su banco central reportan alertas, sin embargo, los estadounidenses y su Congreso no tanto, la pelea en la cúspide del poder está en su zona más astringente una vez que falta una escasa semana para las elecciones.

El resultado de estas puede dar rumbo variante según el sector que estemos analizando. El Congreso está trenzado en una pugna con el ejecutivo alrededor del tamaño e inclusión del impulso económico que deben liberar, y si bien las negociaciones “siguen” la realidad es que cada vez es más evidente que esperaran a que terminen los comicios para ver qué orden aplica.

La Casa Blanca tendrá un paquete complicado con el cierre de la actual administración, especialmente si el electorado decide cambio de conductor. Las elecciones pudieran no resolverse rápidamente y tal vez será un ejercicio donde las cortes decidan.

La pandemia está obligando a que se presenten votos a distancia, y eso hace que estos sean abiertos y contabilizados una vez que las urnas cierren, de hecho, habrá boletas electorales que serán contadas días después de terminadas las elecciones mientras estas hayan sido enviadas antes del día de la elección.

Seguramente te preguntarás qué relación tiene todo lo anterior con el mundo de los commodities y la realidad es que desafortunadamente tiene mucho que ver. Un presidente demócrata muy posiblemente intente no enfrentar a China de manera directa. Ese esfuerzo parecería ser orquestado en bloque por parte de los países aliados a Estados Unidos una vez que ese país se reintegre a una agenda más diplomática.

Sea lo que sea, una agenda demócrata estará ligada al gasto en infraestructura y eso es alcista para los commodites no solo por la utilización de estos, sino también veríamos más debilitamiento cambiario, el dólar estaría debilitando, dando paso a un crecimiento de los commodities tasados en dólares.

El mercado ya detecta estas posibilidades, que de hecho aplican a la conducción continuada de los republicanos por igual.

El tema electoral nos tiene con la respiración entrecortada, y es posible que nos volvamos a ver en dos semanas y en Estados Unidos no haya presidente electo.

Cerremos el tema con una actualización flash de eventos.

1) Ucrania ha visto el precio doméstico de su maíz subir más de 40 dólares en lo que llevamos del mes, la cantidad de defaults e incumplimientos en los embarques es inédita, mas del 40% de los negocios preexistentes han sido ignorados gracias a la caída en las estimaciones productivas.

2) El mundo siente que el cierre de varias ramas económicas en el mundo nos llevará al desabasto y empezamos a ver un crecimiento en la compra compulsiva de productos alimenticios, los inventarios de cereales como trigo y arroz se encuentran mal acomodados y eso da la semblanza de escasez.

China ha estado comprando como si no hubiera mañana, y al parecer está ya por encima del 70% de los compromisos contraídos tras el cuerdo fase 1 con Estados Unidos.

China es el dínamo de la demanda y el motor alcista que tiene una crecida de precios impresionante, los especuladores al oler la sangre se suman al juego y se hace un circulo vicioso en el que China compra, el mercado sube, los especuladores compran, el mercado sube, las gráficas se tornan alcistas, y luego China compra de nuevo... enjuague y vuelva a comenzar.

3) Y para acabar, la producción que dará alternancia al dominio actual de los norteamericanos esta aún lejos, de hecho, se está sembrando apenas y no será hasta que los brasileños y argentinos sean capaces de cosechar cuando dicha alternancia se de y para llegar ahí hay que pasar todo el invierno.

aochoa@rjobrien.com