El rally del pasado viernes ha llegado a esfumarse en apenas jornada y media. El precio del barril de Brent comenzó la sesión con caídas superiores por momentos al 3%, y en sus descensos ha bajado con creces del umbral de los 30 dólares.

La cotización del barril tipo West Texas, de referencia en Estados Unidos, también ha bajado del nivel psicológico de los 30 dólares.

Pero en estos niveles, los inversionistas han optado por frenar las ventas y reanudar las órdenes de compra, de forma que el petróleo vuelve a poner a prueba la resistencia de la barrera de los 30 dólares.

La jornada de hoy ha comenzado con un nuevo rebrote de las alertas económicas en China, clave en la demanda de crudo. Al término de la jornada la Bolsa de Shanghai ha sufrido un desplome del 6.4 por ciento.

Los inversionistas tampoco pasarán por alto los efectos de los mensajes que lance mañana la Reserva Federal de Estados Unidos y, en especial, sus consecuencias sobre la cotización del dólar, la divisa que monopoliza el mercado de commodities.

Del lado de la oferta, las cifras de producción continúan consolidando el excedente de crudo que ha provocado el desplome de su precio. Ayer mismo Iraq, a pesar de los conflictos internos en el país, registró una producción récord de petróleo.

Irán contribuirá en mayor medida aún a elevar los niveles de producción de crudo. Una vez levantado el embargo comercial impuesto por su programa nuclear, el régimen de Teherán dio ordena la semana pasada de elevar su bombeo a 500,000 barriles de crudo.

El mayor productor mundial, Arabia Saudí, sigue firme además en su objetivo de proteger su cuota de mercado, a pesar del desplome de los precios.

A la hora de plantear una posible acción coordinada entre los miembros de la OPEP para estabilizar el mercado de crudo, los representantes del cártel, como Kuwait, insisten hoy en que la OPEP no puede reducir su producción sin un acuerdo con los países no pertenecientes a la organización.

Sin acuerdos a la vista en el corto plazo, desde Emiratos Árabes Unidos reconocen que los bajos precios del petróleo son "una nueva realidad que tenemos que aceptar".

Un mensaje más optimista lanzan desde Qatar. Vislumbran ya síntomas de un incipiente descenso de la producción, especialmente entre los países no pertenecientes a la OPEP.

Con este escenario, desde Qatar no dudan en asegurar que, dadas las actuales circunstancias, el petróleo se convertirá este mismo año en un claro mercado alcista.

Banco Mundial

Asimismo, el Banco Mundial ha reducido hoy sus previsiones del precio medio del barril de crudo a 37 dólares para este año, frente a los 51 dólares calculados hace tres meses.

Los economistas del organismo internacional dijeron que seguiría viéndose una débil demanda, aún cuando crezca el suministro de petróleo por la reanudación de las exportaciones iraníes y la continua producción estadounidense.

El Banco Mundial hace el cálculo sobre la base de un promedio de los crudos Brent, Dubái y West Texas Intermediate.

Goldman Sachs

Por su parte, Goldman recortó hoy también sus pronósticos para Brent en 2016-2018, y mantiene su previsión para el WTI.

El influyente banco de inversiones estadounidense redujo su pronóstico de precios para el Brent en 2016, 2017 y 2018 a 45, 62 y 63 dólares por barril, respectivamente, desde su estimación anterior de 50, 65 y 65 dólares por barril, para reflejar un diferencial más estrecho entre el Brent y el WTI.

Goldman mantuvo su proyección para el WTI para el mismo período en 45, 60 y 60 dólares por barril, respectivamente.

El pronóstico de un diferencial más bajo entre el Brent y el WTI refleja un declive en la producción de petróleo en Estados Unidos, una oferta resiliente de la OPEP y el levantamiento de una prohibición sobre exportaciones, entre otros motivos, dijo el banco en una nota.

Con información de Expansión/España y Reuters.

[email protected]