A pesar de continuar con presiones en sus primeros movimientos, la moneda mexicana se pudo recuperar ayer por debajo de los 13.31 unidades marcadas como nivel clave para anular las señales de riesgo que volvió a detonar una jornada anterior.

Las persistentes tensiones en Ucrania y los descensos en Europa mantenían la volatilidad de la moneda mexicana, que también trataba de interpretar el reporte de las órdenes de bienes duraderos en los Estados Unidos, que tuvieron una caída menor a la esperada, en tanto que las solicitudes semanales por beneficio de desempleo subieron en 348,000 contra 335,000 esperados por el consenso del mercado.

Sin embargo, los comentarios de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, dieron confianza, al afirmar que los débiles datos podrían explicarse por el mal clima, pese a que aún no se puede definir en qué proporción, y que si la economía marcha como se espera seguirán recortando compras de activos para terminar en algún momento del próximo otoño boreal, aunque ha señalado que espera que la política fiscal no produzca daños.

En este contexto, el peso terminó con una pérdida de 7.40 centavos, ubicándose en 13.285 pesos según el Banxico.

El peso pudo recuperarse debajo de los 13.31 y recobrando las señales de apreciación que habilitaban un siguiente soporte entre 13.21 y 13.13, donde tiene una zona que podría importante para extender las señales de alza a los 13,00. Ahora la divisa mexicana deberá evitar nuevos cierres sobre el 13.32 para no reactivar el escenario de riesgo que habilita presiones a la zona de 13.40- 13.60.

*Analista de Divisas, MetAnálisis

[email protected]