Terminó la mejor racha ganadora del peso en lo que va de 2019. Al concluir las operaciones, el tipo de cambio se ubicó en 19.1290 unidades, con datos del Banco de México (Banxico). El par se movió un marginal 0.03% contra su cierre de ayer de 19.1230 unidades. Tras nueve sesiones con ganancias, la divisa no pudo mantener la apreciación.

Durante la jornada, el peso alcanzó un nivel de 19.0764 unidades por billete verde, mientras que el máximo registro fue de 19.1468 unidades. La cotización sigue atrapada entre sus registros del 1 de agosto (19.2580 unidades) y el 31 de julio (19.0000 pesos por dólar). La media móvil de 200 días para el par se ubica en 19.2311 unidades.

El optimismo sobre la relación comercial entre Estados Unidos y China impulsó al peso al inicio de la jornada, tras comentarios favorables del viceministro de Relaciones Exteriores chino, Le Yucheng. Más tarde, el rechazo a una tramitación de urgencia para el Brexit en Reino Unido, y su posible congelación evitaron que el peso se apreciara.

 

Pero los pronósticos en el mediano plazo para el peso se mantienen positivos, de acuerdo con Alfonso Esparza, analista de OANDA. El experto dijo a El Economista que el escenario más complicado, "que era un Brexit desordenado", fue sorteado. "Ahora sólo resta esperar para saber cuándo se aprobará y en qué términos", añadió.

Esparza insistió en que la próxima decisión de política monetaria de la Reserva Federal (Fed) será clave para el movimiento del cruce en el mediano plazo. "Los mercados muestran 93% de probabilidades para un tercer recorte a las tasas y eso se convierte en un ciclo que ayuda por el diferencial, ya que no habrá reunión del Banxico".

El Índice Dólar (DXY), que mide la fortaleza de la divisa estadounidense contra una canasta de seis monedas de referencia, subió 0.24% y se ubicó en un nivel de 97.56 unidades. Pese a ello, el nivel de apetito por el riesgo se mantiene saludable. 

[email protected]