Luego de que la Reserva Federal (Fed) confirmase que recortaría su programa de compra de bonos en 10,000 millones de dólares adicionales a partir de febrero, el peso volvió sufrir presión, en una reacción que permitió moderar la sobre valuación que mostró tras el regreso desde los 13.60 a 13.17.

El retroceso de dicha corrección se dio hasta las 13.45 unidades por dólar, donde se retomaron las señales de recuperación para la moneda mexicana, para la que se esperan mayores ganancias una vez que confirme un regreso debajo del nivel 13.24.

Las cifras del PIB en los Estados Unidos ayudaron a dar confianza de que el principal socio comercial de México se está recuperando, situación que compensaría la reducción de estímulos de la Fed. El PIB creció a un ritmo de 3.2% anualizado en el cuarto trimestre y mantuvo la confianza en la reactivación económica, aun cuando las solicitudes semanales por beneficio de desempleo tuvieron una demanda mayor a lo previsto por el consenso del mercado.

En este contexto, el peso mexicano tuvo una jornada con moderada volatilidad intradía en la que se negoció entre 13.27 y 13.43 unidades, para terminar con una pérdida de 3.05 centavos en 13.372 pesos según el Banxico.

Análisis Técnico

El peso respetó su resistencia en 13.45 habilitando un escenario de recuperación que podría acelerarse hasta el siguiente soporte en 13.24 pesos-dólar, y que de ser cruzado extendería la apreciación entre 13.13 y 13.06 para los próximos días. Sólo un nuevo repunte del dólar sobre 13,46 unidades reactivaría el escenario alcista para la moneda estadounidense a los 13.60, por lo que se sugiere precaución sobre las posiciones cortas en dólares.

*Analista de Divisas, MetAnálisis

[email protected]