El peso operó nuevamente en medio de un ambiente de movimientos volátiles, tras observarse una depreciación superior al 0.50% y superando entonces el precio de resistencia de los 18.50 pesos, en donde se ubicaba el promedio móvil de 200 días.

Analistas comentaron que las presiones en el tipo de cambio derivaron en parte por la inquietud que comienzan a mostrar los inversionistas por las elecciones presidenciales de México.

La paridad peso-dólar finalizó en un precio de 18.5495 pesos en operaciones interbancarias, con respecto a las últimas transacciones de la jornada anterior de 18.4550 pesos; el resultado es una depreciación de 0.51% o una pérdida de valor de 9.45 centavos.

A las 3:00 de la tarde, en negociaciones electrónicas, el tipo de cambio cotizó en un precio de 18.5540 pesos, frente al cierre previo de la jornada de este viernes (18.5495 pesos), significó una ligera depreciación de 0.02 por ciento.

El subdirector de mercados financieros de Banco Santander, Salvador Orozco Peña, destacó que la debilidad del peso se explicó también por la fortaleza del dólar mostrada en el mercado de divisas internacional, además de afectar a otras monedas, como el rand de Sudáfrica que perdió 0.65% y el real brasileño que se depreció 0.58 por ciento.