La moneda mexicana reportó este jueves presiones alcistas y registró una depreciación superior a 2%, atribuido sobre todo a una jornada con toma de utilidades de inversionistas y una incipiente anticipación del mercado ante los escenarios por las elecciones presidenciales.

En la madrugada de este jueves, en operaciones electrónicas, el tipo de cambio peso-dólar comenzó a depreciarse de manera más sostenida al registrar un precio de 18.22 pesos. Después de haber iniciado la jornada, la moneda mexicana continuó perdiendo hasta alcanzar una cotización máxima intradía de 18.4770 pesos.

Analistas de mercado de dinero destacaron que parte del nerviosismo que presentaron los mercados se debió principalmente a la última encuesta que se publicó el lunes, que colocaba a Andrés Manuel López Obrador con una ventaja de 22 puntos sobre su más cercano competidor.

Al cierre de las operaciones, la paridad dólar-peso concluyó en 18.4550 por unidad de la divisa estadounidense en negociaciones al mayoreo. Respecto de las últimas transacciones de la jornada previa, con una cotización de 18.0570 pesos por dólar, representó una depreciación de 2.20 por ciento. Así, al término de la jornada de este jueves, la monedad mexicana tuvo una pérdida de 39.80 centavos, la más alta en lo que va de este año.

A las 15:30 de la tarde, en operaciones fuera de mercado, la paridad peso-dólar reportó un precio de 18.4450 pesos, frente al cierre previo de 18.4550 pesos; una ligera apreciación de 0.05 por ciento.

La directora de análisis económico y bursátil de Banco Base, Gabriela Siller, comentó que la depreciación del peso se derivó básicamente de la toma de ganancias, del desencanto del mercado sobre el tema de las negociaciones del TLCAN y el mercado empieza a tomar en cuenta la parte política.