La pasada sesión el peso mexicano vivió una jornada de moderada volatilidad intradía en la que se negoció entre 13.24 y 13.32 unidades, para cerrar al final del día con una ganancia de 6.30 centavos al ubicarse en 13.272 pesos-dólar, según el Banxico.

La jornada comenzó con optimismo al conocer que las tropas rusas se retiraban a sus bases indicando que habían terminado con sus maniobras que eran parte de un ejercicio de las fuerzas armadas en la frontera de Ucrania.

La buena noticia se tomaba por la reducción en los riesgos geopolíticos de una posible intervención armada en Europa del este, donde cobran relevancia el gas y los ductos que lo transportan desde Rusia a Europa central.

El presidente ruso, Vladimir Putin, se mantuvo firme en el conflicto con Ucrania, pero conciliador con sus socios internacionales y permitió que los principales activos de riesgo terminaran la sesión con ganancias, incluyendo las principales monedas emergentes en el mundo.

Asimismo, se produjo un repunte en las notas del tesoro estadounidense, donde se vieron avances de más de seis puntos base en los bonos a 10 años para ubicarse sobre el 2.66%, limitando el riesgo de mayores bajas ante la demanda de activos seguros en los Estados Unidos reflejando el menor riesgo.

Análisis Técnico

La divisa mexicana volvió con un cierre en 13.27 unidades por dólar, y aunque no fue suficiente para habilitar las señales de apreciación, si canceló las señales alcistas para el dólar. Será importante observar el cierre para la presente sesión donde un movimiento debajo de 13.27 pesos-dólar reactivaría los objetivos de baja para el dólar desde los 13.14 a 13.02. Sólo un cierre sobre 13.32 reactivaría las señales alcistas para el billete verde estadounidense, reactivando los objetivos a 13.40- 13.60 unidades, por lo que aún sugiere precaución.

*Analista de Divisas, MetAnálisis

[email protected]