La semana comenzó sin información económica relevante ante la celebración del día de los presidentes en los Estados Unidos, el cual mantuvo cerradas las plazas financieras en ese país y moderó la operación en los mercados locales.

Ayer tan sólo se reportó el crecimiento de la economía de Japón por debajo de lo esperado a finales del 2013, lo que resulta un reto para los funcionarios mientras el Gobierno japonés muestra pocas señales de haber desatado un impulso del consumo y las exportaciones, pues con su débil crecimiento los mercados esperan que el banco central mantenga su ritmo actual de estímulo de compra de bonos. Esto mantendrá viva la atención de las acciones del Banco de Japón en sus próximas reuniones para revisar su política ultra laxa.

En Estados Unidos los inversionistas estarán pendientes el miércoles de las minutas de la última reunión del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal, las cuales podrían dar más pistas sobre las expectativas de crecimiento y detalles sobre el estancamiento por las dificultades climáticas de las últimas semanas.

En este contexto, el peso terminó con una ganancia de 5.20 centavos al ubicarse en 13.194 pesos según el Banxico.

Análisis Técnico

El peso tuvo una confirmación en el movimiento de apreciación al 13.16, que será el siguiente nivel que pondrá a prueba como soporte, pues un rompimiento habilitaría su siguiente soporte entre 13.10-13.08 pesos-dólar. No obstante, un alza sobre 13.31 unidades reactivaría señales de riesgo en las que podría ver nuevos episodios de debilidad para la moneda azteca, sobre todo porque mostraría su dificultad por entrar a la formación triangular, con la que se habilitarían nuevos escenarios de recuperación.

*Analista de Divisas, MetAnálisis

fondos@eleconomista.com.mx