El peso mexicano concluyó la jornada del viernes con una depreciación semanal de 1.97% o 36.5 centavos, al cotizar en alrededor de 18.92 pesos por dólar, su mayor retroceso semanal desde mayo, indicó Banco Base.

La depreciación del peso y de otras divisas se acentuó debido a que se elevaron los temores en los mercados financieros ante una crisis de confianza en Turquía, esto porque que su gobierno ha interferido con la autonomía del Banco Central turco y a la vez se han deteriorado las relaciones con el gobierno de Estados Unidos.

Este viernes la lira se desplomó hasta un 18% debido a las preocupaciones sobre la influencia del presidente Tayyip Erdogan en la política monetaria y luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, duplicará los aranceles a las importaciones de aluminio y acero provenientes de Turquía, productos que serán gravados a tasas de 20 y 50% respectivamente.

La lira turca acumuló ya una depreciación anual acumulada de 80.88% ante el dólar, lo que representa un claro riesgo desde el punto de vista de la deuda gubernamental, pues 47.8% de la deuda pública total está denominada en divisas extranjeras, principalmente en dólares.

La aversión al riesgo también se propagó hacia Europa, por la importancia de la banca turca para los bancos europeos. Allí, el euro se depreció este viernes a su nivel más bajo frente al dólar en más de un año, ya que el desplome de la lira turca generó una amplia aversión al riesgo.

El euro también se vio afectado después que el diario Financial Times publicó que el Banco Central Europeo tenía preocupaciones sobre bancos en España, Italia y Francia y su exposición a los problemas en Turquía.

El euro se depreció debajo del nivel técnico de 1.15 dólares, a 1.1393 dólares, una baja de 1.15% en el día y el nivel más bajo desde julio de 2017. Frente al yen, el euro perdió un 1.56%, a 126.03 yenes, un mínimo de dos meses.

En América, la incertidumbre económica en Argentina se acrecentó hoy con un nuevo aumento del dólar y del “riesgo país”, la pérdida de reservas y los temores a que la recesión se profundice.

La divisa estadunidense aumentó este viernes de manera abrupta y alcanzó un precio récord de 30 pesos, lo que implicó un incremento del 4.0% en una sola jornada.

A la preocupación que siempre provocan los vaivenes del dólar, se sumó el informe del “riesgo país”, elaborado por el banco JP Morgan.

El aumento de este indicador representa fundamentalmente la desconfianza de los inversores. En el caso argentino, el “riesgo país” se elevó sólo este viernes hasta los 701 puntos básicos, su mayor nivel desde febrero de 2015.

A su vez, el “riesgo país” aumentó los temores a que Argentina padezca una recesión todavía mayor de la que ya está enfrentando estos meses, en medio de una inflación del 30% (el doble de la que esperaba el gobierno).

Las expectativas de crecimiento económico para este año ya se habían desplomado del 3.5 al 0.4%, pero de continuar la crisis es probable que se registre una recesión anual.

Otro dato negativo en el cierre de la semana es la pérdida de 6,000 millones de dólares de reservas del Banco Central desde que el Fondo Monetario Internacional enviara 15,000 millones de dólares en la primera etapa de un préstamo que, en total, será de 50,000 millones de dólares.

El 21 de junio pasado, cuando llegó esta primera etapa del préstamo del FMI, las reservas alcanzaron los 63,270 millones de dólares, pero este viernes se ubican en 57,516 millones.

En Brasil, el real bajó un 1.59%, a 3,8640 unidades por dólar, para acumular en la semana un descenso de 4.23 por ciento.