El peso mexicano finalizó el 2015 con una depreciación de 16.68% frente al dólar estadounidense, observándose una cotización por arriba de las estimaciones de los analistas, que esperaban en promedio un precio de alrededor de 16.90 pesos por dólar.

Sin embargo, en el último día de operaciones del año pasado, el tipo de cambio peso-dólar finalizó en 17.2120 pesos por dólar, afectado básicamente por la continuación de la caída del precio internacional del petróleo que cerró en 37.04 dólares por barril, mientras la mezcla mexicana de exportación concluyó en 26.93 dólares por barril.

El dólar inició el 2015 en 14.7515 pesos y cerró el año con una pérdida de valor de 16.68 por ciento.

En el año alcanzó una cotización mínima de 14.4357 pesos por billete verde y un nivel máximo de 17.4675 pesos por dólar; es decir, un diferencial de 3.0318 pesos.

Seguirá presionado

La expectativa es que el tipo de cambio peso-dólar siga con cotizaciones altas durante el primer semestre de este año, observándose niveles por arriba de los 17 pesos por billete verde, aunque en meses menos volátiles como abril y mayo podrían registrarse negociaciones hasta de 16.90 pesos por dólar.

Por otro lado, el consenso de los analistas del mercado de cambios estima que, para el 2016, el tipo de cambio peso-dólar interbancario finalice en alrededor de 16.80 pesos por dólar, aunque algunas áreas de análisis como Banco Santander calculan un cierre de 15.90 pesos.

El subdirector de análisis de mercados financieros de Banco Santander, Salvador Orozco Peña, refirió que la tendencia de la moneda mexicana estará en función de las noticias que surjan sobre el rumbo de la tasa de interés de referencia de la Reserva Federal (Fed).

El especialista financiero también anticipó que la evolución del mercado de commodities, sobre todo los precios internacionales del petróleo, será otro de los factores a considerar, pues del precio que alcance va a depender el nivel de apreciación o depreciación de la divisa local.

[email protected]