El peso tuvo una jornada con alta volatilidad intradía en la que se negoció entre 13.17 y 13.46 unidades por dólar, cerrando con una pérdida de 9.60 centavos en 13.342 pesos, según el Banxico.

Se cumplieron los plazos y la Reserva Federal dio a conocer su comunicado de política monetaria en el que anunció una reducción de 10,000 millones de dólares en el programa de compra de bonos a 65,000 millones mensuales.

El reporte se dio en línea con las previsiones, pero no pudo contener la volatilidad de los mercados internacionales que han visto un incierto panorama para las divisas en los mercados emergentes.

Sin embargo, la opinión generalizada es que los flujos de capital están buscando oportunidades, que no se dan totalmente en los mercados desarrollados o sobre los emergentes, más bien en una mezcla de países que presenten perspectivas de crecimiento.

En ese sentido destacan los comentarios que dio Bill Gross de PIMCO en una entrevista a CNBC, donde señalo que podría ser conveniente mantener posiciones en México.

Estos comentarios cobran relevancia en un mercado que ha mostrado que los grandes flujos internacionales están en búsqueda de oportunidades para la recomposición de sus portafolios.

Análisis Técnico

La divisa mexicana llegó a la zona de soporte en 13.20 unidades por dólar, pero al no mantenerse por debajo de ese nivel reactivó las señales de debilidad que a su vez impulsaron la señal alcista para el dólar 13.45, el cual podría esperarse tras el acelerado movimiento de apreciación. Pese al rebote, al respetar bien su resistencia ayudó a moderar la sobrecompra del peso permitiendo que éste intente un fortalecimiento de mayor duración.

Un alza sobre los 13.45 pesos-dólar habilitaría objetivos para el billete verde estadounidense a 13.60, además de sugerir precaución.

*Analista de Divisas, MetAnálisis

[email protected]