Terminó el mes de enero y el peso mexicano tuvo una depreciación de 22.60 centavos frente al dólar, con fluctuaciones que fueron de 12.95 a 13.60 unidades, que respondían a la expectativa de que la Reserva Federal (Fed) continuaría con los recortes en su programa de compra mensual de bonos.

La semana anterior la Fed confirmó que si reduciría en 10,000 millones de dólares adicionales para mantener compras de bonos por 65,000 millones, respecto a los 85,000 millones que subastaba mensualmente hasta diciembre del año anterior.

Las fluctuaciones no fueron exclusivas para la moneda mexicana, pues se veía elevada volatilidad en las divisas emergentes en todo el mundo, aunque por ahora la divisa azteca trata de reconocer que la disminución de los estímulos ya están descontados, y que podrían ser compensados por la recuperación de la economía estadounidense, el principal socio comercial de México.

Este contexto podría traer un escenario de mayor apreciación para el peso, sobre todo tras la confirmación del Banxico que la presión sobre la inflación podría ser temporal, aunque estará vigilante.

Análisis Técnico

El peso respetó su resistencia en 13.45 unidades, activando un escenario de recuperación que podría habilitar nuevos mínimos a 13.24 pesos-dólar, soporte que debe cruzar para extender el escenario de recuperación entre 13.13 y 13.06 para los próximos días.

Sólo un cierre del dólar sobre 13.46 unidades reactivaría el escenario alcista para la moneda estadounidense a los 13.60, por lo que se sugiere precaución sobre las posiciones cortas en dólares.

*Analista de Divisas, MetAnálisis

[email protected]