A pesar de que el peso fue una de las divisas con un mejor desempeño relativo durante el 2013 entre naciones emergentes al depreciarse en 1.4%, Banorte recomienda cautela sobre posiciones largas de la moneda mexicana tras la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos.

En un reporte, Alejandro Padilla, analista del intermediario financiero, destacó que el presente año será de mayor diferenciación en el desempeño de las divisas y que el crecimiento económico influirá en los rendimientos de la moneda local.

Se destaca que existen riesgos de corto plazo derivados de la entrada de la reforma fiscal, por lo que habrá mayor dinamismo en la segunda mitad del año, lo que respalda el estimado de Banorte para el tipo de cambio de 12.60 pesos por dólar.

En estas primeras semanas del año, el peso mexicano se mantendrá en un rango de 12.94 a 13.15 unidades por dólar, sujeto a las noticias internacionales y a la falta de información más concreta sobre el crecimiento de la economía local, explicó en un reporte Saxo Bank.

Las presiones sobre la moneda se extenderán durante el primer trimestre, como consecuencia de las inquietudes que generará en los mercados internacionales la política monetaria de la Reserva Federal, comentó Isaac Velasco, analista de Banco Ve por Más. En este sentido, el dólar alcanzaría máximos de 13.30 y 13.40 pesos por dólar.

Daniela Ruiz, analista de Monex, coincidió en que la volatilidad internacional generada por la reducción en la compra de bonos, a cargo del gobierno de Estados Unidos, provocará que el peso se debilite frente al dólar.

También contribuirá la expectativa que generará entre los inversionistas y los agentes de la economía la aprobación de las leyes secundarias, que reglamentarán las reformas estructurales, sobre todo en lo financiero y lo energético.

Sin embargo, conforme se conozcan datos más favorables sobre la economía mexicana, el peso se sobrevaluará paulatinamente para ubicarse en 12.60 a mediados de año y 12.90 a finales del 2014.

Para los próximos meses, se espera una recuperación del sector manufacturero en Estados Unidos, lo que fortalecerá las exportaciones mexicanas, refirió Isaac Velasco. Asimismo, mencionó que la industria de la construcción local prevé un buen año, en la medida en que se desarrollarán varios proyectos de infraestructura.

Recordó que hace unas semanas, la agencia calificadora Standard and Poor’s elevó la calificación de deuda de México de BBB a BBB+ .

Velasco considera que la moneda nacional tendrá durante el 2014 un mejor desempeño dentro del grupo de divisas de países emergentes.

Saxo Bank coincide en este diagnóstico, al indicar que el año pasado México fue uno de los países que, dentro de la volatilidad de los mercados internacionales, captó importantes inversiones financieras, ya que acumuló flujos de capital por más de 145,000 millones de dólares, lo que fortaleció al peso frente al dólar y mantuvo la estabilidad en otras variables financieras.

[email protected]