En el segundo día de la semana, en el que comenzó la reunión de los funcionarios de la Reserva Federal (Fed), el peso tuvo un escenario más tranquilo, en el que la demanda de activos denominados en pesos llevó a la moneda mexicana por debajo de las 13.30 unidades por dólar.

Los datos económicos no fueron tan buenos, pues se reportaron las órdenes de bienes duraderos al mes de diciembre en los Estados Unidos con una caída de 4.3%, por debajo del 1.8% esperado por el consenso del mercado. Sin embargo, la debilidad del indicador alejaba la posibilidad de que la Fed sea más agresiva en el retiro de su programa de compra de bonos, pues ante la elevada volatilidad de las divisas muchos especulaban que el retiro podría ser de hasta 25,000 millones de dólares, muy superiores a los 10,000 millones que espera el grueso del mercado, y que de algún modo ya se tiene descontado.

Las buenas previsiones sobre la economía justifican que incluso con el débil reporte laboral de diciembre se siga recortando el programa de compra de bonos, incluso cuando esta es la última reunión que preside el presidente del banco central estadounidense, Ben Bernanke, antes de que Janet Yellen lo sustituya a partir del 1 de febrero.

En este contexto, el peso terminó con una ganancia de 12.09 centavos al ubicarse en 13.246 pesos, según el Banxico.

Análisis Técnico

La divisa azteca continúa en camino a las 13.20 unidades, donde tiene un primer soporte que pondrá a prueba para extender su camino a una mayor recuperación. El rompimiento de los 13.20 pesos-dólar a la baja extendería el objetivo de recuperación para la moneda mexicana hasta los 12.96.

Hasta ahora el RSI, los estocásticos y los promedios móviles de corto plazo dan señales de un mayor fortalecimiento, aunque aún falta el rompimiento de soportes marcados por promedios clave y la confirmación de baja en los MACD.

*Analista de Divisas, MetAnálisis

[email protected]