Comenzó la semana sin información económica que pudiera dar un impulso adicional a los mercados, todavía con el ánimo desgastado por el reporte laboral que se publicó el viernes pasado, más débil de lo esperado, pero con una tasa de desempleo menor.

Si bien se tuvieron algunos datos de la actividad industrial en Europa, estos sólo fueron un pretexto para tomar utilidades, lo que podría ser una oportunidad para seguir construyendo posiciones largas en los mercados emergentes.

Esto mantiene un tono de riesgo y un grado mayor de volatilidad en las monedas, por lo que se mantiene la cautela para las próximas jornadas, por lo menos hasta que veamos que el peso logra posicionarse debajo de los 13.26 pesos por dólar para extender el objetivo a la zona de los 13.15.

Hoy los mercados estarán atentos a los comentarios de la presidente de la Reserva Federal estadounidense, Janet Yellen, quien debe definir la postura que tomará en el proceso de reducción del programa de compra de bonos que empezó a moderarse desde diciembre del 2013.

En este contexto el peso mexicano terminó con una pérdida de 4.20 centavos al ubicarse en 13.322 pesos según el Banxico.

Análisis Técnico

La divisa mexicana no logra definir un movimiento adicional debajo del 13,26, el cual es una referencia importante para extender el movimiento de apreciación a 13,16- 13.08, donde tiene su siguiente zona de soportes. Técnicamente se mantiene la tendencia de apreciación, aunque es necesario que respete los 13,38 pesos-dólar para no reactivar un escenario de riesgos.

* Analista de Divisas, MetAnálisis

fondos@eleconomista.com.mx