Los mercados siguen encontrando complicaciones para tomar una posición direccional de mayor duración ante la ausencia de catalizadores que hagan prevalecer el optimismo y sean lo suficientemente sólidos para apoyar la recuperación.

Los datos económicos en los Estados Unidos siguen siendo débiles, ahora con el índice manufacturero de la Fed de Richmond que se suma a varias regiones que ya han mostrado debilidad, y un dato de confianza de los consumidores elaborado por el Conference Board no muy bueno, que volvió a poner como principal justificación al mal tiempo.

La falta de confianza de los inversionistas está en que no saben si hay una desaceleración en el crecimiento que debería frenar el retiro de los estímulos, o sólo se debe a las heladas y tormentas de invierno que podrían pasar pronto dando lugar a un fortalecimiento económico capaz de superar la disminución de los estímulos por parte de la Reserva Federal.

Uno de los gobernadores de la Fed dijo que las tasas seguirán cerca de los mínimos históricos incluso después de que el banco central empiece a subirás, lo que mantuvo las presiones sobre la deuda en los Estados Unidos y evitó un reacomodo que podría implicar el cierre de operaciones de carry trade .

En este contexto, el peso terminó con una ganancia de 0.85 centavos al ubicarse en 13.225 pesos según el Banxico.

Análisis Técnico

La divisa azteca volvió a intentar un rompimiento del nivel 13.17, sin tener éxito, por lo que continúan las señales de precaución, aunque los indicadores direcciónales indican una mayor recuperación para la moneda mexicana. El mayor riesgo es que se dé un alza sobre las 13.31 unidades, que reactivaría las señales alcistas para el dólar entre los 13.40-13.60 pesos-dólar, al hacer un pull-back en la formación triangular. Por tanto será necesario que el peso tenga un fortalecimiento debajo de su promedio móvil de 100 días para dejar una mejor señal.

*Analista de Divisas, MetAnálisis

[email protected]