El nerviosismo de los inversionistas se sigue manteniendo antes de que la Reserva Federal (Fed) confirme el posible retiro adicional de estímulo estimado en 10,000 millones de dólares por el consenso del mercado, que dejaría al monto a subastar cada mes en 65,000 millones respecto a los 85,000 millones que se compraron mensualmente hasta finales del 2013.

Sin embargo, este escenario ya se había incorporado por los mercados desde la primera semana de enero incluso después de conocer el informe laboral de diciembre, más débil de lo estimado, el cual no modificó la idea de que la Fed seguiría con la reducción en el programa de compra de bonos.

Esto sugiere que los mercados de divisas en el mundo están atravesando un proceso en el que los grandes inversionistas mundiales comienzan a reubicarse y reestructurar los portafolios con los activos que podrían verse más favorecidos. Este proceso, no obstante, a veces suele darse de forma un tanto violenta, en sesiones sin información y un entorno incierto, en el que se genera un ambiente de pánico que hace vender a los pequeños inversionistas permitiendo que otros comiencen con su posicionamiento, particularmente cuando el objetivo está en los mercados emergentes.

En este contexto, el peso mexicano estuvo sometido a una elevada volatilidad durante la última sesión de la semana pasada, en la que llegó a negociarse entre 13.37 y 13.60 unidades por dólar, para terminar con una pérdida de 3 centavos en 13.440, según el Banco de México.

Análisis Técnico

La divisa azteca continuó con señales de debilidad en la tendencia. Sin embargo, el regreso que tuvo dejó una formación de velas japonesas común, la estrella fugaz, que es una barra con cuerpo y sombra inferior inexistente o pequeña y una barra larga superior, lo que sugiere que los precios alcanzados no son sostenibles.

La confirmación de una mayor apreciación se tendría si la moneda azteca logra regresar por debajo del nivel 13.37, habilitando objetivos en 13.20, el cual es un soporte que de ser cruzado habilitaría bajas adicionales para el dólar a 12.96 unidades. Este escenario y la sobre valuación sugiere comenzar con posiciones largas en pesos de manera gradual.

*Mario Copca es analista de Divisas de MetAnálisis.

fondos@eleconomista.com.mx