En este espacio hemos comentado la forma en la que ha cambiado, en los últimos años, la percepción e importancia de los países emergentes.

Sin lugar a dudas, hoy el mundo es diferente debido al ascenso de los países considerados durante la décadas de los 70 y 80 como países subdesarrollados.

La economía del mundo inició su proceso de transformación con el nacimiento, hace 10 años, del término BRIC, sigla que sintetizó a los países emergentes que tenían un alto potencial de crecimiento económico, Brasil, Rusia, India y China.

Recientemente se adicionó la S de Sudáfrica, lo que ubicó a este país africano en la categoría de países con cualidades para registrar mayores tasas de actividad económica.

Estos países se vieron beneficiados con un gran flujo de recursos de inversionistas que creyeron efectivamente en esta capacidad de crecimiento y al hacerlo materializaron una condición que se caracterizó por una mayor creación de empleos, consumo creciente, expansión económica y nuevamente creación de empleos.

Pero con el paso de los años, las tasas de crecimiento de estas economías se empezó a moderar y los grandes inversionistas buscaron destinos más rentables.

Con el surgimiento de la crisis hipotecaria en EU en el 2008 y sus secuelas en Europa y el resto de las economías avanzadas, los grandes flujos financieros se dieron a la tarea no sólo de buscar destinos atractivos, sino también seguros.

De esta forma, en diciembre del 2011 se acuñó una nueva sigla que agrupó a países emergentes con economías dinámicas, amplio bono demográfico y gran capacidad para liderar la economía global: los TIMBI, Turquía, India, México, Brasil e Indonesia. Las características de éstos es su creciente fuerza de trabajo, un régimen político abierto y democrático, que no tiene China, rápido crecimiento de su capital humano y capacidad para innovar sistemas productivos, lo que permitirá registrar altas tasas de crecimiento en el futuro cercano.

El ascenso de los países emergentes derivó en que durante el 2012 surgiera una nueva sigla por parte del mismo autor de los BRICS: los MIST, iniciales de México, Indonesia, Corea del Sur y Turquía. En el caso de México se destaca el crecimiento del sector automotriz que ha liderado las exportaciones mexicanas y sus fuertes fundamentos macroeconómicos, lo que convierte a nuestro país junto con Turquía en los países emergentes más atractivos.

En esta misma línea, hace unos días tuve la oportunidad de leer un estudio realizado por PricewaterhouseCoopers (pwc) llamado El Mundo en el 2050 . Los BRICS y más allá: prospectos, retos y oportunidades. El resultado de esta investigación arroja que México será la séptima economía más grande del mundo en el 2050.

En un plazo intermedio, en el 2030, México se ubicará, de acuerdo con el estudio, como la octava economía más grande después de China, Estados Unidos, India, Japón, Rusia, Brasil y Alemania.

Para el 2050, México se ubicará como la séptima potencia; Indonesia en la octava posición, y Alemania irá hasta el noveno lugar.

Aunque las perspectivas para los nuevos ricos son positivas, el estudio destaca algunos retos que se tendrán que atender para poder mantener el acelerado ritmo de crecimiento económico. Entre los que destacan mantener en equilibrio las cuentas fiscales, conseguir estabilidad energética, generar una mejor distribución de la riqueza y apuntalar a sus sistemas financieros como vehículos que promuevan una mayor actividad económica.

Sin lugar a dudas el mundo se ha transformado. Anteriormente, los países avanzados se llamaban así porque avanzaban, ahora son los que retroceden y estarán en esta condición por varios años o décadas más. Los países emergentes se denominaron así porque empezaban a dar señales de una actividad económica incipiente, no obstante, hoy son los que crecen.

De esta forma, hoy hay que decir las cosas como son: los países emergentes son los nuevos países avanzados y dentro de este nuevo bloque México empieza a destacar con un extraordinario potencial.

*Manuel Guzmán M. es director ejecutivo de Administración de Portafolios y Análisis y Estrategia Económica de Grupo Financiero Ve Por Más.