El 2013 resultó ser un gran año para el mercado bursátil en Nueva York, pero este 2014 ha tenido un arranque lento.

La inusual caída está colocando a los inversionistas en una posición difícil: vender ahora podría protegerlos de más caídas, pero también podría significar perderse los avances que la mayoría de los expertos aún pronostica para las acciones este año, publicó el diario económico The Wall Street Journal.

Agregó que, en los primeros siete días de este año, el Promedio Industrial Dow Jones bajó 0.8 por ciento.

Incluso las acciones podrían tambalearse un poco y digerir los resultados del año pasado , afirma Michael Fredericks, quien supervisa el fondo de 5,800 millones de dólares Multi-Asset Income Fund de BlackRock, una firma de administración de activos con un total de 4.1 billones de dólares bajo administración.

A decir del influyente diario, los inversionistas están cada vez más nerviosos porque el DJ no había tenido una caída significativa desde mediados del 2011. Tras el aumento de 27% del año pasado, muchos temen que subió demasiado rápido, por ello dudan en colocar más dinero en el mercado de capitales.

Sin embargo, también dudan en vender. Quienes se asustaron y vendieron el año pasado se perdieron de ganancias significativas.

Los administradores de fondos no quieren cometer el mismo error este año. Muchos prevén que el mercado en general suba entre 8 y 10% este año, incluyendo dividendos, y afirman que están dispuestos a soportar bajones mientras esperan las ganancias.

La reacción del débil informe de empleo en Estados Unidos difundido el viernes fue un buen ejemplo.

Será buen año

Si la economía no da buenas noticias, las acciones podrían tener problemas para sostener sus avances, refiere Fredericks.

A pesar de esa incertidumbre, Fredericks no está preparado para apostar contra las acciones. De hecho, ha estado comprando algunas acciones que pagan dividendos, que no subieron tanto en el mercado general y que considera que tienen un precio atractivo. Creo que será un buen año , dijo sobre el mercado bursátil.

Los inversionistas ven vientos en contra, pero no quieren volver a subestimar las acciones este año. El optimismo cauto es generalizado.

Pronto, los inversionistas tendrán alguna evidencia concreta: los reportes de ganancias del cuarto trimestre comienzan a difundirse esta misma semana.

El otro gran tema no resuelto es cómo afectará a los mercados el retiro del estímulo de la Fed.

Los inversionistas creen que si los mercados se tambalean, la Fed intervendrá para volver a aumentar el estímulo. Esa esperanza refuerza la opinión de que sería tonto abandonar las acciones. Hasta ahora, los precios de los bonos aún están un poco a la baja y las acciones subieron frente a sus niveles de mediados de diciembre, lo que sugiere que los inversionistas no están reaccionando fuertemente a la reducción del estímulo.

Las próximas semanas estarán dominadas por reportes de ganancias y los inversionistas intentarán medir el impacto del recorte del estímulo en el mundo real, al que los administradores de dinero se suelen referir como liquidez.

La liquidez es algo de lo que hemos hablado mucho en la firma recientemente , dice Fredericks, de BlackRock.

[email protected]