La moneda única europea llegó a su nivel más bajo de nueve años, al alcanzar una cotización de 1.1844 dólares por euro en las negociaciones de este miércoles, luego de haberse anunciado que los precios al consumidor en Europa resultaron negativos.

La oficina de estadísticas de la Unión Europea notificó que en la zona euro, la inflación resultó negativa por primera vez desde el 2009, con el desplome de los precios del petróleo, presionando de esta manera una mayor devaluación del euro a la pronosticada por el mercado.

Bajo ese contexto, analistas del mercado explicaron que el Banco Central Europeo (BCE) tomará acciones más drásticas para reactivar el consumo de la eurozona, con la inyección de una mayor cantidad de dinero, mediante la compra de bonos como lo hizo la Reserva Federal (Fed).

Las minutas de la reunión de diciembre del banco central estadounidense, dadas a conocer el miércoles, destacaron que el banco central defiende una postura paciente en lo relativo a la política monetaria, pero no dieron pistas a los analistas para un rápido aumento en las tasas de interés.

Escenario complicado

La directora de Análisis Económico-financiero de Banco Base, Gabriela Siller, destacó que el escenario para la moneda europea se ve complicado en el corto plazo, debido a la expectativa de que la economía de la eurozona entre en recesión.

Sin embargo, dijo que la devaluación del euro podría ser un tanto positiva para Europa, pues podría motivar las exportaciones por el abaratamiento de sus mercancía, con respecto a sus principales socios comerciales, como Rusia, China y Estados Unidos.

Agregó que otro factor que está debilitando al euro es el nerviosismo observado entre los inversionistas por las elecciones en Grecia, previstas para el 25 de enero, pues de ganar el partido Syriza, de izquierda, estaría en contra de las medidas de austeridad impuestas por el BCE.

Por su parte, el analista económico de Ve por Más, José Issac Velasco, mencionó que dentro del mercado existe el consenso de que la moneda europea alcance un nivel de 1.15 dólares en el 2016, y en el peor de los casos, lo ven hasta a 1 dólar por euro.

En ese sentido, explicó que en el mediano plazo veríamos un efecto favorable en términos de comercio para la eurozona, aunque en el largo plazo habría una mayor complicación para la región, debido a que el BCE tomaría la decisión de inyectar fuertes cantidades de dinero para impulsar la economía .

Monedas emergentes seguirán presionadas

Las monedas de mercados emergentes van a seguir bajo presión durante el 2015, según un sondeo de Reuters, pero no se debilitarían tanto como el año pasado, ya que los precios de las materias primas y políticas monetarias menos flexibles en Estados Unidos ya habrían sido asimiladas.

Las monedas de los principales países emergentes, excepto el peso mexicano, caerían este año, según la mediana de los pronósticos de más de 80 estrategas y economistas encuestados.

El real brasileño , la lira turca y el rand sudafricano, que se desplomaron cerca o más de 10% a mínimos de la década en el 2014, tendrían bajas de entre 1 y 5% este año.

La mediana de los pronósticos para el rublo, que quedó atrapado en medio de una fuga de capitales, sigue siendo que la moneda repuntará desde su nivel actual.

La estimación más pesimista para la moneda rusa prevé un desplome de otro 30 por ciento.

La dicotomía entre la política monetaria en Estados Unidos y Reino Unido y las de Europa y Japón, junto con la baja en los precios de las materias primas y un crecimiento más débil en China, forman un coctel bastante letal para el riesgo de las monedas de mercado emergente , dijo Jeffrey Schultz, economista de BNP Paribas Cadiz Securities.

El tema es que la lista de potenciales riesgos no es nueva.

Por ejemplo, los precios del petróleo se han desplomado más de 50% desde mediados del 2014 y podrían tocar fondo antes de fin de año, mientras que la Reserva Federal ha sugerido que podría subir las tasas de interés de Estados Unidos este año.

Para algunos analistas, el riesgo de que las monedas de mercados emergentes en realidad se fortalezcan más adelante este año es más alto que en el 2014, especialmente si la Fed endurece su política monetaria con demasiada lentitud.

La gente se va a dar cuenta de que no será el fin del mundo y entonces las monedas van a recuperar un poco de terreno , dijo Cristiano Oliveira, economista de Banco Fibra, en Sao Paulo.

Los pronósticos de los especialistas consultados sugieren que el impacto en las monedas emergentes va a ser uniforme, tales son los casos de las monedas de Brasil, Turquía y México -por nombrar algunos ejemplos-, las cuales, difieren en su exposición a la baja del crudo y en sus niveles de intervención en los mercados cambiarios. (Reuters)

[email protected]