La paridad se aplaza, de momento. La jornada de ayer disparó las alertas. El euro bajó por primera vez en el año de los 1.05 dólares, y sólo unas horas después rompía también los 1.04 dólares. En sus mínimos de 13 años se desinfló hasta los 1.036 dólares.

Los operadores del mercado de divisas otorgan hoy una tregua al euro. La divisa comunitaria consolida su reacción y se afianza por encima del nivel de los 1.04 dólares.

A pesar de esta mejora, el euro se sitúa aún por debajo de los niveles previos a la reunión de la Reserva Federal del pasado miércoles. Su advertencia de una política monetaria más agresiva a partir de ahora, con un acelerón en las subidas de los tipos de interés, dio alas a la cotización del dólar.

Las últimas caídas en la cotización del euro alejan la posibilidad de una remontada que pudiera borrar las pérdidas que acumula en el año frente al dólar. El saldo negativo desde enero alcanza ahora el 4 por ciento. En 2015 ya perdió un 10% frente a la moneda estadounidense, y en 2014 también alcanzó los dobles dígitos en sus descensos.

Esta debilidad de los últimos años coincide con unas tasas de inflación extraordinariamente bajas. Eurostat ha confirmado la estimación previa del IPC de la eurozona correspondiente al mes de noviembre. A pesar de la recuperación de los últimos meses, el dato sitúa el repunte interanual en el 0.6%, muy lejos aún del objetivo próximo al 2% del BCE.

La inflación en Estados Unidos prácticamente triplica la registrada en la eurozona. Los datos conocidos ayer elevaron el IPC estadounidense hasta el 1.7 por ciento.

estrategias@eleconomista.mx