En la sesión de ayer el precio del crudo tipo West Texas Intermediate (WTI) cayó 8.64% y dejó el nivel de los 100 dólares por barril.

Los contratos de futuros del WTI con vencimiento en junio perdieron 9.44 dólares para cerrar en 99.80 dólares por unidad.

Durante la sesión, se llegaron a cerrar contratos en mínimos de 99.35 dólares por barril.

De esta manera el crudo de Texas perdió el simbólico nivel de los 100 dólares, que había recuperado el pasado 17 de marzo, cuando en un sólo día subió desde los 97.98 dólares hasta los 101.42 dólares por barril.

En Londres, el barril del crudo tipo Brent del mar del norte, con el mismo vencimiento, perdió 10.39 dólares y se ubicó en 110.80 dólares.

A penas el viernes pasado el WTI tocó los 113.96 dólares, su nivel más alto desde que estalló la crisis económica, sin embargo, esta semana ha sido de pérdidas y acumula una caída de más 12 por ciento.

A pesar del desplome en lo que va del año los precios del crudo aún ganan poco más de 9 por ciento.

El crudo se había visto favorecido por la rebelión en el mundo árabe y la crisis nuclear en Japón.

El desplome se produjo después de que el Departamento de Trabajo de EU anunciara que la cifra semanal de solicitudes del subsidio por desempleo en este país aumentó a 474,000, el nivel más alto en los últimos nueve meses.

Los temores sobre la economía, que realmente paralizan al mercado, fueron reforzados por una disparada de las solicitudes semanales de beneficios por desempleo , constató John Kilduff, de Again Capital.

A lo anterior se sumó el avance del dólar que se favoreció por la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de mantener las tasas en 1.25%, al tiempo que se descartó una subida inminente de los réditos.

Asi, la moneda única europea, que en las últimas sesiones cotizó sobre los 1.49 dólares, llegó a caer a poco más de 1.45; al final, la pérdida del euro frente al dólar fue de 1.92 por ciento.

PLATA SE HUNDE

El debilitamiento que había mostrado la divisa estadounidense benefició a la energía y los metales.

En este contexto, la plata cayó más de 11%, su mayor pérdida diaria desde 1983. El contrato a julio, el más líquido, cayó 11.87% a 34.95 dólares por onza.

El pasado 25 de abril la plata alcanzó un máximo de 49.85 dólares muy cerca del máximo histórico de 50.35 alcanzado en enero de 1980. Con lo que en el último año acumulaba un alza de más de 150%, muy por arriba del alza que acumula el oro de alrededor de 40%, en el mismo periodo.

De la mano de la plata, el oro al contado cayó 3.2% en los 1,467.69 dólares, el viernes pasado registró su último máximo histórico de 1,562.60 dólares.

El indicador de referencia de materias primas Reuters-Jefferies CRB, integrado por una cesta de commodities, perdió hoy un 4,8%, su mayor caída desde el inicio de la crisis financiera.

[email protected]