El riesgo llega sin avisar y eso no es novedad en los mercados globales cada vez más interconectados, tanto entre los tipos de activos como entre tipos diferentes. De hecho, los movimientos del viernes pasado son un claro ejemplo. Con los mercados de renta variable de Estados Unidos y Europa extendidos hasta la semana pasada, aparecieron muchos ruidos sospechosos ; es decir, señales que apuntan a que se avecina una corrección en los precios, como apuntaba el jueves pasado.

Los mercados globales empezaron a agitar los mercados de divisas durante el último viernes, sobre todo en los mercados emergentes, y la agitación no tardó en extenderse a los mercados de renta variable, de crédito y de tipos. Como suele ocurrir tras una fuerte subida en los activos de riesgo, el estrés en un mercado se puede aprovechar rápidamente como excusa para recoger beneficios. Para verlo desde una perspectiva más técnica, los gráficos con curvas demasiado pronunciadas o en los que no se producen reversiones a la media durante un periodo prolongado, terminan experimentando movimientos de reversión a la media con una volatilidad por encima de ella.

El viernes pasado vimos un ejemplo perfecto. Cuando ya estaba todo el pescado vendido, las acciones estadounidenses experimentaron la caída más fuerte desde el mes de junio, y vivieron su peor semana desde 2012. La volatilidad, según el índice de volatilidad CBOE (Bolsa de Opciones de Chicago) se disparó un 31.7% hasta 18.4, un nivel que no se veía desde mediados de diciembre. Lo contrario a este movimiento fue la búsqueda de la seguridad:, un repunte en los precios de los bonos/liquidaciones en las rentabilidades que llevó a una caída en los bonos del Tesoro a 10 años de 14 puntos básicos (bps) hasta el 2.735 por ciento.

A continuación, vemos el golpe significativo en la volatilidad en un solo día (CBOE] índice de volatilidad [VXc1]). La pregunta ahora es si estamos ante un fenómeno de una sola sesión o algo más persistente. Para buscar respuestas, echaremos un vistazo al movimiento del precio en los índices de acciones.

El jueves pasado había dejado abierta la cuestión de que mientras sigo operando en la tendencia alcista de los mercados, he comenzado a operar otra vez en los mercados desde dos perspectivas, con posiciones cortas y largas en mis carteras. Con el cierre tan pobre del jueves, salí de mis últimas posiciones largas y me puse en posiciones netas cortas el viernes. Con esto quiero dejar en claro que el movimiento del precio es lo que dicta en primer lugar mis movimientos en el mercado.

Durante los repentinos movimientos en modo risk off del viernes, es importante mantener una perspectiva táctica. Mantenerse táctico significa tomarse una sesión para ver cómo reaccionan las acciones a los niveles de soporte, y comprobar cómo se comporta cada uno de los sectores y de los grupos en los intentos de rebote intradiarios.

Por ahora, y con el movimiento del viernes, las acciones parecen pesadas. Respecto al S&P 500 (SPX.I), un buen nivel de soporte ahora parece estar en torno a la zona de los 1,760 puntos, donde confluye la media móvil simple de 100 sesiones (azul). Se trata de una importante línea de soporte de tendencia alcista y este área sirve ahora de nivel de atracción, constituyendo mi próximo objetivo bajista.

Las acciones del sector de los transportes, representadas por el ETF del sector (IYT:arcx) rompieron el viernes su estrecho rango ascendente que apuntaba el jueves y, si no se produce ningún cambio extraordinario en los próximos días, parecen preparadas para seguir bajando.

Las acciones del sector industrial fueron las que peores resultados arrojaron el viernes y muchos papeles parecen lo suficientemente débiles para ponerse cortos a la espera de que continúen las ventas. Dentro del sector, la compañía de mensajería y fletes FedEx (FDX:xnys) cayó el viernes por debajo de su media móvil de 50 sesiones, su media móvil (amarillo) y por debajo de un estrecho rango de cotización, lo que podría llevar a la acción a caer hacia su media móvil de 100 sesiones como próximo nivel de soporte.

[email protected]