La Bolsa de Nueva York (NYSE) volverá a abrir a partir de este martes y de manera parcial su piso de remates que había permanecido cerrado desde el 23 de marzo como medida de prevención sanitaria para frenar la propagación de la pandemia de Covid-19, tras lo que el mercado neoyorquino había venido funcionando estos dos meses de forma exclusivamente electrónica.

La presidenta del NYSE, Stacey Cunningham, advirtió de que la reapertura parcial distará aún de una vuelta a la normalidad de las operaciones, puesto que, en primer lugar, los creadores de mercado designados de la Bolsa de Nueva York seguirán actuando de manera virtual, mientras que solo se permitirá la vuelta de un reducido número de brokers y estos deberán seguir una serie de precauciones sanitarias, incluida la obligación de llevar mascarilla.

Asimismo, el NYSE someterá a controles de temperatura a todos los operadores como al resto del personal a la entrada del edificio y no permitirá el acceso a quienes no superen este trámite.

El NYSE cerró por última vez sus operaciones físicas durante dos días en octubre de 2012, tras el Huracán Sandy. Anteriormente, había permanecido cerrado por cuatro sesiones tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.