La crisis política en Cataluña tiene divididos a los analistas de la City de Londres.

Para algunos, la corrección relativa de los activos españoles (frente a los de otros países) por la incertidumbre sobre el futuro de esa región es una oportunidad de compra. Para otros, el conflicto va a prolongarse durante un tiempo y mientras tanto es mejor estar alejados de las cotizadas del Ibex.

En el primero de esos bandos se ha situado Lombard Street Research, una de las principales casas independientes de análisis de la City. En una nota recomienda a los inversionistas que apuesten por España, en espera de que una próxima solución al debate catalán permita a la Bolsa española ganar el terreno perdido durante los últimos meses frente a otras plazas.

Lombard augura una fuerte subida hasta final de año del Ibex 35, recuperando 13% que se ha dejado frente a la Bolsa italiana.

Lombard augura que el índice español llegará a los 11,500 puntos, desde los 10,300 puntos actuales. “El Ibex es la Bolsa más barata de la zona euro”, considera Oliver Brennan, analista de mercados de Lombard Street.

El PER (número de veces que el precio de las cotizadas contiene sus beneficios anuales) figura entre los más bajos de los países desarrollados, según el informe. “La debilidad de los últimos meses fue provocada por las caídas en seis valores, principalmente bancos, y es probable que ahora se recuperen gracias a la mayor claridad política”.

Otros analistas ven oportunidades en la renta fija. Gianluca Salford, de JPMorgan, aconseja en su última nota a los inversores comprar bonos del gobierno español con vencimiento en el 2044, y vender los italianos.

“Los títulos a largo plazo (menos sujetos al ruido político) deberían reflejar bien los diferentes perfiles de crédito de ambos países”, dijo.