Tras obtener una calificación crediticia de A3 , el Distrito Federal adquiere un espaldarazo frente a los inversionistas, aseguró Edgar Amador, secretario de Finanzas del gobierno capitalino.

En entrevista, el funcionario explicó que el cambio de nota de Baa1 a A3 , a cargo de la agencia calificadora Moody’s, se debe a que la deuda local está amparada por el gobierno central; pero también a la solidez recaudatoria, ya que más de 50% de los ingresos totales procede de fuentes propias.

Informó que por ley, el gobierno capitalino no puede contratar créditos con agentes extranjeros, por lo que la nueva calificación no tendrá incidencia en lo inmediato.

Sin embargo, argumentó que sí manda una señal positiva sobre las finanzas públicas.

El cambio en la calificación crediticia es una buena noticia para la ciudad, ya que los inversionistas grandes tanto nacionales como internacionales tendrán una perspectiva favorable para instalarse aquí , comentó Amador.

Informó que, al cierre del 2013, la deuda local suma un total de 61,000 millones de pesos, misma que fue adquirida con la colocación de certificados bursátiles en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y con la banca comercial y de desarrollo.

Dichos recursos se han destinado principalmente para financiar obra pública en el metro, la red de alcantarillado y el sistema de agua potable, entre otras áreas de la administración.

En particular, las jefaturas delegacionales absorben cerca de 1,000 millones de pesos del total de los pasivos.

Amador recordó que, para este año, la capital del país tiene autorizado un techo de endeudamiento de 4,500 millones de pesos que sumado a las amortizaciones significará aproximadamente 6,000 millones de pesos.

Las autoridades tienen previsto obtener dicho financiamiento de nuevas colocaciones en el mercado bursátil y de préstamos bancarios, lo cual se ocupará en la ampliación de la línea 12 del metro, así como en el sistema de aguas y otras obras.

El funcionario informó que para este año, el Distrito Federal prevé un incremento de 10% en sus ingresos, una meta que si bien es ambiciosa es muy necesaria ante los requerimientos de la ciudad . Edgar Amador.

[email protected]