La Bolsa de Nueva York cerró al alza el viernes, con el índice Dow Jones terminando la jornada en máximo récord por undécima sesión consecutiva.

Los principales índices de Wall Street se han disparado a niveles récord desde la victoria de Donald Trump en las elecciones, alentados por las promesas del presidente de recortar impuestos, reducir regulaciones y elevar el gasto público en infraestructura.

Pero, en vista de que Trump ha dado pocas señales sobre sus planes -incluyendo una medida esbozada el jueves para llevar devuelta a Estados Unidos millones de empleos-, los mercados están cotizando en un rango acotado. El S&P 500 no tiene un movimiento mayor a un 1% en cualquier dirección desde el 7 de diciembre.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo el jueves que cualquier medida que tome el Gobierno de Trump en el ámbito económico probablemente tendría un impacto limitado este año, aunque espera que el Congreso apruebe una reforma tributaria antes de su receso de agosto.

El Promedio Industrial Dow Jones subió 11.44 puntos o un 0.05%, a 20,821.76 puntos; mientras que el S&P 500 avanzó 3.53 puntos o un 0.15%, a 2,367.34 unidades. En tanto, el Nasdaq sumó 9.80 puntos o un 0.17%, a 5,845.31 puntos.

En la semana, el Dow Jones ganó un 0.95%, el S&P 500 avanzó un 0.69% y el Nasdaq sumó un 0.11 por ciento.

El sector financiero, el de mejor desempeño en el S&P desde la elección, pesó en ese índice y en el Dow Jones con una baja de un 0.75%, arrastrado por una caída en el rendimiento de los bonos del Tesoro. Goldman Sachs fue un lastre importante al retroceder un 1.5 por ciento.

El Dow extendió a 11 días su racha de sesiones al alza, la más larga desde 1987.

Los papeles de Hewlett Packard Enterprise cayeron un 6.9% después que la compañía recortara su pronóstico de ganancias para el año.