El barril de Brent superó el jueves los 80 dólares por primera vez desde noviembre de 2014 impulsado incertidumbres políticas. El presidente de la francesa Total estimó que puede llegar a los 100 dólares.

El Brent en los contratos a julio llegó a valer 80.50 dólares durante la sesión tras haber alcanzado los 80 hacia las 09:50 GMT en el mercado de Londres. Finalmente cerró a 79.30 dólares; lo que implicó un alza de 2 centavos respecto a la sesión anterior.

El Brent evolucionaba en torno a los 50 dólares en mayo de 2017 lo que representa un aumento anual de 50 por ciento.

Por su parte el precio del "light sweet crude" (WTI), para junio, cerró estable en 71.49 dólares.

El presidente de la francesa Total Patrick Pouyanné dijo que no le sorprendería que "en los próximos meses" se llegue a los 100 dólares debido a que hay incertidumbre sobre la permanencia de su petrolera en Irán.

El alza estuvo también influida por la caída de los stocks de crudo y gasolina de Estados Unidos reportada el miércoles.

Para Jasper Lawler, analista de London Capital Group, el aumento de los precios es "impresionante" por cuanto ocurre en momentos cuando Estados Unidos aumenta sus exportaciones de crudo y, además, se espera una disminución de la demanda; dos factores que teóricamente deberían lastrar los valores del oro negro.

El aumento del petróleo podría convertirse en un problema para economías desarrolladas cuya actividad se vio favorecida por el desplome del crudo en 2014.

Desde hace semanas las inquietudes políticas están pesando en el mercado; especialmenmte desde que Estados Unidos se apartó del acuerdo internacional sobre el programa nuclear de Irán; uno de los mayores exportadores de la Opep.

"Simultáneamente, la continua merma de la producción de Venezuela está haciendo caer la producción de la Opep", apuntaron analistas de Commerzbank.

Venezuela, abastecedor de Estados Unidos, vive un colapso económico que desmoronó a su industria petrolera que es su casi única fuente de divisas. El domingo celebrará elecciones presidenciales que serán desconocidas por varios países y la reelección del presidente izquierdista Nicolás Maduro no tranquiliza a los inversores.

"La hipótesis de que Estados Unidos prohíba importar petróleo venezolano provocaría que salgan del mercado más de 400,000 barriles por día", dijo Tamas Varga,analista de PVM.