Pese a que en el 2013 las materias primas registraron su primera caída anual en cinco años, porque los suministros de maíz, azúcar, níquel y cobre excedieron con creces la demanda y los inversionistas perdieron la fe en los metales preciosos como depósito de valor en favor de otros activos, este año podría ser un año de sorpresas, principalmente para las más castigadas, como el maíz, con una caída de 40%; seguido por la plata, con un declive de 36%, y el oro, con un descenso de 28 por ciento.

Un análisis de Sala de Inversión indica que aunque la decisión del recién iniciado tapering de la Reserva Federal se cierne como una sombra que ennegrece el potencial rendimiento de los productos básicos, no son pocos los analistas que creen que los fundamentales siguen estando en favor y predicen que tanto el precio de los metales como de los cultivos se recupere en los próximos 12 meses.

El valor del cobre subirá en promedio a 7,836 dólares por tonelada este año, el platino se revalorizará 20% hasta 1,650 dólares la onza y el maíz subirá a 5.22 dólares el bushel.

IGuru Research & Advisory Services se encuentra entre las firmas que abogan por la recuperación de las materias primas, señalando entre los favoritos a la plata y al petróleo, que se beneficiarán de una mayor demanda procedente del sector industrial.

El estudio advierte que quizá el mercado de los metales básicos comience a recuperarse a partir del segundo trimestre, liderado por un mejor desempeño del cobre, el aluminio y el níquel, potenciales destacados este año.

En el mercado energético, el petróleo y el gas natural posiblemente se vean afectados por la revalorización del dólar y un aumento del crudo iraní y de Libia. Por ello Barclays anticipa el promedio del Brent en 101 dólares el barril durante el primer trimestre y en 108 dólares en el cuarto trimestre; mientras que el West Texas Intermediate (WTI) promediará 95 dólares de enero a marzo, cerrando el 2014 en 99 dólares el barril.

[email protected]