La crisis del coronavirus puede ser utilizada por estafadores para tratar de inflar el precio de las acciones de empresas de la industria médica que cotizan en el mercado de valores de Estados Unidos, con la intención de crear una burbuja que se trataría de un fraude, alertó la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) de aquel país.

De acuerdo con la SEC, los estafadores recurrentemente utilizan las noticias del momento para atraer a los inversionistas a estafas. “Nos hemos dado cuenta de una serie de promociones, incluso en las redes sociales, que afirman que los productos o servicios que cotizan en la bolsa pueden prevenir, detectar o curar el coronavirus”.

Según dicha agencia gubernamental estadounidense, estas promociones pueden disfrazarse de informes de investigación que intentan predecir el precio específico de una acción, especialmente de aquellas de bajo precio emitidas por pequeñas empresas, pero que sólo buscan hacer más atractiva la oferta.

“Los promotores aumentan el precio de las acciones de una empresa al difundir rumores positivos, pero a menudo falsos. Estos rumores hacen que los inversionistas compren las acciones”, indicó la SEC y añadió que por lo regular, en este tipo de fraudes, los estafadores se benefician de las ventas de las acciones y las personas que confiaron en la oferta pueden perder la mayor parte de su dinero invertido.

La SEC explicó que, a menudo, hay información pública limitada respecto a las pequeñas empresas que emiten acciones de bajo valor, lo que puede facilitar que los estafadores difundan información falsa sobre ellas y se beneficien a expensas del dinero de los inversionistas.

“Instamos a los inversionistas a desconfiar de estas promociones y ser conscientes del potencial sustancial de fraude en este momento”, alertó la SEC.

Dicho organismo indicó que su personal monitorea activamente la actividad comercial y puede suspender la negociación de cualquier acción hasta por 10 días cuando existan indicios de que su información es inexacta o poco confiable.

“Los inversionistas que poseen acciones en una empresa sujeta a una suspensión comercial pueden no ser capaces de vender sus acciones hasta que se levante la suspensión comercial, incluso después. Los inversores deben tener en cuenta esta posibilidad al decidir comprar las acciones de una empresa”, refirió la comisión.  Recientemente, la SEC suspendió de manera temporal las acciones ordinarias de las empresas Aethlon Medical , por las preocupaciones respecto a la precisión de su información en el mercado, que daba indicio de la viabilidad de sus productos para tratar el coronavirus.

[email protected]