Washington.- Las ventas de los minoristas de Estados Unidos subieron en abril más de lo esperado, impulsadas por un sorpresivo avance en las compras de vehículos automotores.

El Departamento de Comercio dijo que el total de las ventas minoristas subió 0.4% en abril, frente a un dato revisado al alza del 2.1% en marzo, reportado inicialmente como un incremento del 1.9 por ciento.

Con esto, las ventas minoristas acumulan siete meses consecutivos en terreno positivo.

Economistas consultados por Reuters esperaban que las ventas minoristas registraran un alza del 0.2% el mes pasado.

En la medición interanual frente al dato de abril del año pasado, las ventas registraron un alza del 8.8 por ciento.

"Esto se suma a una serie de datos que hemos recibido y que apuntan a que el gasto del consumidor está mejorando", dijo James Cox, socio de Harris Financial Group.

Las ventas de vehículos y sus partes aumentaron inesperadamente 0.5%, tras ver un alza del 6.7% en marzo. Los analistas consultados por Reuters esperaban que las ventas de vehículos se contrajeran en abril, después de que los fabricantes reportaran un declive en sus ventas.

Excluyendo los autos, las ventas minoristas registraron un incremento del 0.4% el mes pasado, tras crecer un 1.2% en marzo.

Este dato confirma que las familias están participando cada vez más en la recuperación económica del país, alentadas principalmente por las mejorías en el mercado laboral.

Estados Unidos volvió a crecer en la segunda mitad del 2009, tras sufrir su peor recesión desde la Gran Depresión, y mantuvo la tendencia expansiva durante el primer trimestre de este año.

El crecimiento había sido impulsado en gran medida por el reabastecimiento de inventarios de parte de las empresas. Sin embargo, el gasto del consumidor, que representa cerca del 70% de la actividad económica del país, creció a un ritmo récord en tres años durante el primer trimestre.

La medición subyacente de las ventas minoristas, que excluye a los autos, la gasolina y los materiales de construcción, cayó un 0.2% tras subir un 0.7% en marzo.

Esta última medición refleja más de cerca el componente del gasto del consumidor medido en el informe sobre el Producto Interno Bruto.

Las ventas de ropa y accesorios cayeron 1.0%, tras registrar un incremento en el mes anterior, debido al feriado de Semana Santa y al clima cálido. Por su parte, las ventas de materiales para la construcción y artículos para el jardín treparon un 6.9 por ciento.

Las ventas de artículos deportivos, de entretenimiento y de libros cayeron un 1.9% en el mes.