Los flujos a ETFs de oro hilaron su octava alza consecutiva en julio, añadiendo 166 toneladas del metal precioso, o 9,700 millones de dólares, para llegar a un nuevo récord mundial en reservas para este propósito de 3,785 toneladas, según datos del Consejo Mundial del Oro.

En tanto, a nivel acumulado del año se tiene un récord a tasa anual en flujos netos de 49,100 millones de dólares, equivalentes a 889 toneladas, en un mes en que el oro tocó un máximo histórico de 1,976 dólares por onza, mismo que durante agosto se elevó hasta más de 2,000 dólares por onza.

Mientras que todas las regiones reportaron flujos netos en julio, los fondos en Estados Unidos, una vez más, lideraron con un margen significativo, participando con cerca del 75% de todos los flujos como respaldo de los ETFs indexados al metal precioso.

En ese país se agregaron 118 toneladas, equivalentes a 7,000 millones de dólares, 5.5% del total de los activos administrados. Los fondos listados en Europa adicionaron 40 toneladas, o 2,100 billones de dólares, en tanto que aquellos con sede en Asia agregaron 4.9 toneladas, o 370,000 millones de dólares. En el resto de las regiones se adicionaron 3.4 toneladas, con un valor de 218,000 millones de dólares.

Por países, después de Estados Unidos en Reino Unido se registraron flujos por 1,168 millones de dólares, en Alemania 397.8 millones de dólares, en Suiza 228.8 millones de dólares, en Canadá 158.5 millones de dólares, en Francia 158.9 millones de dólares, en China 149.4 millones de dólares, en Australia 141.1 millones de dólares y en Sudáfrica 79.3 millones de dólares.

Por activo independiente, en Norte América el SPDR Gold Shares lideró los flujos en el séptimo mes del año, con 63 toneladas, por 3,800 millones de dólares, en tanto que los iShares Gold Trust sumaron 35.5 toneladas, a 2,100 millones de dólares, los SPDR Gold MiniShares agregaron 6.9 toneladas, a 414 millones de dólares, seguidos por los Aberdeen Standard Physical Gold Shares, que agregó 2.6 toneladas, o 160 millones de dólares, según el reporte.

claudia.tejeda@eleconomista.mx