El Banco Central Europeo (BCE) decidió mantener su tasa de referencia en el mínimo de 0.75%, como esperaban analistas y expertos.

Los inversionistas y analistas estarán atentos si hay alguna preocupación del BCE sobre la reciente fortaleza del euro, que ha alcanzado un techo de 14 meses frente al dólar en lo que va del año.

Mario Draghi deberá sortear hoy un interrogatorio sobre la sensibilidad del Banco Central Europeo ante la brusca subida del euro y su conexión personal con un escándalo bancario en Italia, tras una reunión en la que decidió dejar las tasas de interés sin cambios.

Si bien no tomó decisiones monetarias, el BCE sí alcanzó un compromiso con Irlanda en torno a una larga disputa sobre el costo del dinero prestado para un banco quebrado, dijo a Reuters una fuente involucrada en las discusiones.

Draghi, presidente del BCE, dará una conferencia de prensa a las 1330 GMT donde confirmará el acuerdo pero enfrentará agudas preguntas sobre otros temas.

Los inversores intentarán calibrar cuánto debe apreciarse el euro antes de que su fortaleza obligue al BCE a expresar preocupación, o incluso revertir su curso y contemplar un recorte de tasas.

El euro marcó un máximo de 15 meses el 1 de febrero, negociándose a 1.3711 dólares. El jueves se cotizaba algo debajo de ese nivel.

El presidente de Francia, François Hollande, dijo el martes que la eurozona debe desarrollar una política cambiaria para proteger la moneda de "movimientos irracionales".

Erkki Liikanen, del Consejo de Gobierno del BCE, descartó cualquier perspectiva de que el banco persiga este tipo de política, probablemente la línea que seguirá Draghi en su conferencia de prensa.

ESCÁNDALO BANCARIO

En la conferencia de prensa, Draghi puede esperar que le pregunten cuánto sabía sobre el escándalo de derivados que envuelve al italiano Monte Paschi, y qué hizo al respecto cuando dirigía el banco central italiano, entre 2006 y 2011.

El tercer más grande banco italiano ha estado en el centro de una tormenta política y financiera desde que reveló que se enfrenta a pérdidas por unos 720 millones de euros por una serie de negocios con derivados y finanzas estructuradas.

La conferencia de prensa de Draghi ofrecerá a los periodistas su primera oportunidad para preguntarle directamente sobre el escándalo desde que salió a la luz a finales del mes pasado.

El funcionario fue criticado entonces, cuando el ex ministro de economía italiano Giulio Tremonti expresó su "estupor" por el hecho de que en su papel como supervisor del sistema bancario italiano Draghi no lograra descubrir o evitar transacciones a pérdida con derivados en Monte Paschi.

RDS