El principal índice bursátil de Estados Unidos, el Dow Jones, registró un máximo de octubre del 2007 y el Standard and Poor’s 500 se volvió a colocar en máximos de cinco años, ante un sólido dato del mercado inmobiliario y por un alza de las acciones consideradas más seguras.

El Dow Jones terminó la jornada con una ganancia de 0.53% a 13,954.42 unidades, su mayor nivel desde octubre del 2007. El índice que ha subido en 12 de las últimas 14 jornadas se acerca al nivel de los 14,000 puntos y se ubica a 1.5% de su máximo histórico de 14,164.53 puntos que registró el 9 de octubre del 2007.

El Standard and Poor’s 500 subió 0.51% a 1,507.84 enteros. Por su parte, el Nasdaq se desligó del optimismo de los mercados y cedió 0.02% a 3,153.66 puntos.

El ánimo de los inversionistas se dio en medio de la reunión mensual del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal, el cual concluye hoy con un comunicado en el que se espera que la Fed continúe con sus estímulos.

Por otro lado, el precio de las viviendas de 20 áreas metropolitanas de EU subió en noviembre 5.5% anual, señal de que el mercado inmobiliario se está recuperando. El dato eclipsó el de la confianza del consumidor que cayó en enero a 58.6, su menor nivel desde noviembre del 2011.

Asimismo, el rally fue impulsado por las acciones consideradas defensivas, que son aquellas que no son tan vulnerables a los cambios económicos, como los papeles de la farmacéutica Pfizer, que ganaron 3.2% a 27.70 dólares, luego de reportar sus resultados, y las de la empresa de telecomunicaciones AT&T, que subieron 1.6% a 34.68 dólares.

Pfizer cuadriplicó sus ganancias en el cuarto trimestre a 6,320 millones de dólares, u 86 centavos por acción, ante una recuperación de las ventas en los mercados emergentes.

Todos los fundamentos económicos, la inflación, el mercado inmobiliario, el del empleo, parecen ir bien. Los resultados de empresas que cotizan (en Bolsa) están en su conjunto en crecimiento , destacó Lee Munson, gestor de cartera en Portfolio.