Poco más de la mitad de la deuda privada que se emite en el mercado bursátil corresponde a tres paraestatales: Pemex, Fovissste y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

De acuerdo con analistas, el 2014 fue un año relevante para la deuda corporativa, en la que los participantes aprovecharon las condiciones crediticias de bajas tasas de interés, a pesar de la debilidad macroeconómica, los conflictos geopolíticos, la volatilidad en los mercados financieros, así como la expectativa de una definición de la política monetaria por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Un análisis de Ixe-Banorte destacó que el mercado de deuda corporativa de largo plazo cerró el 2014 con un monto en circulación de poco más de 1 billón de pesos. El mayor dinamismo se observó en la segunda mitad del año, debido a que los emisores aprovecharon las favorables condiciones crediticias.

El monto de deuda privada que se colocó en el 2014 ascendió a 202,776 millones de pesos, lo que significó una reducción de 4.4% respecto del 2013; de este total, Pemex colocó 72,500 millones de pesos, Fovissste 16,945 millones de pesos y la CFE 15,000 millones de pesos.

El estudio detalló que el dinamismo del mercado se detonó por 10 colocaciones: 53% del total en circulación se integró también por 10 emisoras, de las cuales, las empresas productivas del estado como Pemex y la CFE detentan 29.9% del monto global.

Dominaron seis sectores

En el mercado de deuda corporativa de largo plazo, seis sectores fueron los que dominaron, entre los que se incluyen empresas productivas del estado, vivienda, infraestructura, estados, servicios financieros y telecomunicaciones, que en conjunto detentan 71.9% de la deuda en circulación.

Stephany Ramírez Rojas, analista de deuda corporativa de Monex, enfatizó que en la lista de principales jugadores de deuda corporativa en el país también están Banobras, América Móvil y el Infonavit.

Confió en que durante el 2015 los dos organismos de vivienda se mantendrán como los principales emisores de deuda.

De acuerdo con cifras de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el mercado de deuda de corto plazo ascendió a 217,331 millones de pesos en el 2014, en tanto que la deuda de mediano y largo plazo ascendió a 242,113 millones de pesos.

La BMV detalló que con el objetivo de prepagar pasivos, fondear proyectos, entre otros, el mercado financió en los últimos cinco años recursos por poco más de 1 billón 442,000 millones de pesos, con un total de 762 emisiones.

En el caso de las colocaciones de corto plazo, la BMV destacó que el mercado es una fuente de financiamiento atractiva para las empresas, en particular para fondear capital de trabajo.

Recordó que en los últimos seis años se financiaron 1 billón 923,000 millones de pesos, a través de más de 5,000 emisiones.

Ixe-Banorte precisó que 70% de la deuda de corto plazo lo detentan 10 emisoras: AF BanRegio, con 4,850 millones de pesos, Volkswagen Leasing con 3,596 millones de pesos, Minera Frisco con 3,040 millones de pesos y Daimler 2,000 millones de pesos.

Recordó que en diciembre pasado se colocaron 29,530 millones de pesos, que fue el segundo mejor monto que se emitió en el 2014; sin embargo, fue 1% menor al que se registró en el mismo mes del 2013.

Añadió que cerca de 86,000 millones de pesos del mercado de deuda vencen en el 2017 y otros 79,000 en el 2018.

romina.roman@eleconomista.mx