Nueva york- El dólar se depreciaba a su mínimo nivel en 14 meses frente al euro este miércoles después de la divulgación de datos que mostraron que la economía estadounidense se contrajo inesperadamente en el cuarto trimestre, en contraste con una mejoría del panorama económico en la zona euro.

El producto interno bruto de Estados Unidos cayó a una tasa anual del 0.1%, dijo el Departamento del Comercio, su primer declive desde la recesión del 2007-2009, lo que golpeó las esperanzas de que la Reserva Federal terminara con su medida de estímulo de compra de bonos más temprano que tarde.

La Reserva Federal concluirá hoy miércoles su reunión de política monetaria de dos días. Aunque se espera que el banco central estadounidense mantenga su política monetaria actual, continúan intensos debates tras bambalinas sobre cuándo poner fin al controvertido programa de compra de bonos.

El euro se apreció hasta cotizar a 1,3558 dólares tras la divulgación del dato del PIB, y se valorizaba luego 0.4%, a 1,3549 dólares.

La moneda única tomó impulso tras quebrar una barrera y nivel psicológico importante de 1,3500 dólares.

El euro ascendía este miércoles a su máximo en 14 meses contra el dólar y también alcanzaba su techo en 33 meses frente al Yen, gracias a una mejora de las perspectivas del bloque de la moneda única.

Analistas afirmaron que la reciente tendencia de fortaleza del euro podría mantenerse tras la publicación de datos que mostraron que la confianza económica de la zona euro aumentó por tercer mes consecutivo y comentarios de un consejero del Banco Central Europeo que dijo que la recuperación está entrando en la economía real.

Otro informe mostró que los empleadores privados de Estados Unidos crearon 192,000 puestos de trabajo en enero, más a lo esperado por los economistas, en una señal de crecimiento en el mercado laboral.

El dólar recortó brevemente sus ganancias frente al Yen tras los datos de PIB, pero luego se recuperó.

El billete verde se aprecia 0.5%, a 91,15 Yenes.

La venta de Yen ha sido más o menos generalizada desde mediados de noviembre, debido a expectativas de que el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, presione al Banco de Japón para que adopte más medidas de alivio monetario para superar la deflación.