El principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el Índice de Precios y Cotizaciones, cerró noviembre en 43,418.55 puntos, una pérdida nominal de 2.52% respecto del mes inmediato anterior, pero al agregar el efecto de depreciación cambiaria de la moneda mexicana, la minusvalía accionaria es aún más profunda y la variación medida en dólares es negativa en 2.92% mensual.

De acuerdo con las cifras del mercado accionario mexicano, la minusvalía en dólares de noviembre contrasta con el rendimiento de 7.18% obtenido en octubre de este año, en ese mes la moneda mexicana logró una apreciación de 2.5% con el dólar y la ganancia nominal del mercado accionario fue de 4.48 por ciento.

La fortaleza del dólar durante el periodo de referencia, así como un menor apetito de los inversionistas por la renta variable fueron factores que provocaron la caída mensual de la bolsa.

Noviembre fue un mes claramente negativo que tuvo mucha volatilidad en los mercados accionarios. La expectativa del alza en las tasas de interés de referencia, la desaceleración en China, la baja en los precios del crudo, así como una débil temporada de reportes trimestrales de empresas en Estados Unidos generaron mayor aversión al riesgo , indicó Rodrigo Heredia, analista de Ve por Más.

La mayor aversión al riesgo por parte de los capitales tuvo efectos globales, sobre todo en economías emergentes, donde se registraron las mayores pérdidas bursátiles del mes.

México, de los menos golpeados

Si bien en México el desempeño de la renta variable fue decepcionante, el pódium de las pérdidas internacionales las lidera la Bolsa de Valores en Colombia con una baja medida en dólares de 12.49%, le sigue Grecia con 12.41% de retroceso y el índice IPSA de Chile con caída de 8.01 por ciento.

Pero también hubo comportamientos favorables, pues a nivel internacional las bolsas de Irlanda, Japón y Argentina son las ganadoras en noviembre, al lograr rendimientos de 2.92, 1.86 y 1.71% respectivamente.

Mientras tanto, en Nueva York noviembre favoreció a los principales índices de Wall Street, en dónde el Dow Jones registró un avance de 0.32%, el NASDAQ de 1.09% y el Standard & Poor’s 500 observó un incremento de apenas 0.5 por ciento.

Noviembre se considera el último mes de grandes movimientos ya que después del feriado del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos los inversionistas empiezan a tomar posiciones de mayor cautela por lo que realizan pocos movimientos al cierre de año, situación que se recrudece con la esperada reunión de la Reserva Federal este 16 de diciembre y los conflictos geopolíticos.

Ignacio Cedillo, analista de la firma Bursamétrica, indicó que el mercado accionario mexicano fue de los menos afectados por la volatilidad de noviembre debido al equilibrio de los estructurales de la economía.

La volatilidad de los mercados en noviembre tuvo efectos globales, pero la economía mexicana se distingue del resto, lo que resta impacto de los choques del exterior. Los niveles de deuda, las reservas internacionales y las finanzas públicas son elementos que, comparadas con otras economías, nos distinguen. Si bien se espera volatilidad para el último mes del año, el mercado accionario mexicano cuenta con elementos para sortear los efectos del exterior , dijo el analista.

[email protected]