Nueva York/Londres- Los precios del cobre retrocedieron este lunes desde un máximo de un mes en Europa, en un movimiento acentuado por un bajo volumen, mientras los inversionistas se centraron en un fortalecimiento del dólar.

No obstante, la caída del cobre fue limitada debido a que una reducción de las existencias del metal apuntó a una mejora de la demanda fuera de China.

China, el mayor consumidor global de cobre, se prepara para reexportar el metal para reforzar el suministro en el mercado internacional.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) cerró en 8,400 dólares, tras avanzar hasta 8,496.75 dólares, el mayor nivel desde el 4 de abril.

En Nueva York, el contrato para julio subió 0.45 centavos, para terminar en 3.8295 dólares por libra, tras operar entre 3.7965 y 3.8615 dólares.

El dólar subía 0.1% contra una cesta de divisas, ante señales de pesimismo económico en la zona euro y hostilidad hacia las medidas de austeridad que desfavorecían a la moneda única y hacían menos atractivas a las materias primas denominadas en dólares.

Las existencias de cobre en los depósitos de la LME se ubicaron en 248,350 toneladas este lunes, el menor nivel desde noviembre del 2008.

Algunas fundiciones chinas de cobre y firmas de comercialización acordaron enviar cátodos de cobre refinado a la LME en los próximos dos meses, aunque los operadores dicen que el volumen difícilmente sea significativo.

Si bien la demanda de cobre al contado pareció mejorar, algunos analistas se mostraron cautos sobre la posibilidad de que el mercado pueda sostener las ganancias hasta que se active la demanda china.

La demanda global de cobre refinado excedería la producción en 240,000 toneladas en el 2012, pero el mercado registraría un superávit en el 2013, dijo el Grupo Internacional de Estudios del Cobre (ICSG, por su sigla en inglés).

ros