El peso mexicano contra todos los pronósticos de los analistas del mercado logró su tercer día de apreciación, observándose una ganancia acumulada de 0.5%, derivado fundamentalmente en parte a la falta de noticias económicas importantes sobre todo en Estados Unidos.

En ese sentido, hacia el final de las operaciones de este miércoles, el tipo de cambio peso-dólar registró un precio de 16.7335 pesos en operaciones interbancarias que con respecto a las transacciones de la sesión anterior (16.7520 pesos) implicó una apreciación de 0.11%, equivalente a un avance de 1.85 centavos.

En tanto, las transacciones al menudeo (ventanilla bancos) cerraron en un precio cercano a 17.00 pesos, aunque es importante destacar que la semana pasada alcanzaron cotizaciones de 17.30 pesos.

La relativa estabilidad mostrada por el mercado de cambios nacional fue resultado principalmente de la inexistencia de noticias importantes en el ámbito internacional, sobre todo de las provenientes de Estados Unidos.

Además, la ausencia de datos económicos sobresalientes para la política monetaria estadounidense, combinada con una menor aversión al riesgo, permitieron que el peso mexicano siguiera su proceso de recuperación frente al dólar americano.

Sin embargo, en las operaciones de este jueves, el tipo de cambio peso-dólar podría presionarse, con la perspectiva de alcanzar nuevamente cotizaciones cercanas a 16.80 pesos, tras el anuncio de los datos de las solicitudes iniciales de desempleo de EU.

En el informe se anticipa un retroceso con respecto a los datos de hace dos semanas, como resultado de una recuperación sostenida en el mercado laboral estadounidense.

El subdirector de Mercados Financieros de Banco Santander, Salvador Orozco Peña, comentó que los participantes del mercado podrían reaccionar con más fuerza al dato de las ventas minoristas de octubre en EU, el cual será publicado el viernes.

El analista de Banco Santander indicó que el peso mexicano mantendrá movimientos volátiles en próximos meses, derivados de la inquietud que hay sobre el inicio de la normalización de la política monetaria estadounidense, prevista para diciembre.

El experto mencionó que bajo ese contexto, el tipo de cambio peso-dólar operará en un rango de negociación entre 17.0 pesos como nivel máximo y 16.50 pesos como precio mínimo.

[email protected]