La crisis por la pandemia del coronavirus Covid-19 ha reanimado el precio del dólar en el mercado de divisas. Contra el peso mexicano, el billete verde se movió de un cierre de 18.5520 unidades el 14 de febrero a 23.1820 unidades por dólar el viernes 27 de marzo, una variación de 25 por ciento.

Entre sus pares principales, el dólar también registró una apreciación como activo de refugio. El Índice Dólar (DXY), que mide al billete verde contra seis divisas fuertes, subió de un mínimo de 94.65 unidades el 3 de marzo de 2019 a un máximo de 102.99 el 20 de marzo de 2020.

Ante estos y otros movimientos amplios que se registraron en la cotización de su divisa, autoridades económicas de Estados Unidos tomaron cartas en el asunto y aplicaron medidas como la de abrir a varios países líneas swap para hacer retroceder la cotización. ¿Por qué Estados Unidos quiere evitar que el dólar siga al alza?

Desventajas de una divisa fuerte

Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, acusó a China en agosto de 2019 de haber manipulado su divisa a la baja para tomar ventaja del dólar fuerte por la vía del comercio. La paridad favorecía al país exportador, que era China, y complicaba las cosas a Estados Unidos.

"Una moneda fuerte te quita competitividad desde el punto de vista de la balanza comercial. Tus productos son más caros. Estados Unidos venía enfrascado en la guerra comercial con China por esto antes del coronavirus. Ahora la presión de un dólar fuerte regresa", dijo César Valencia, analista de mercados de Alpari.

Jorge Calderón, director de Mercados de Bull&Bear Fixed Income, explicó que a esta presión se suma la del empleo. "En su registro reciente, las solicitudes de subsidios por desempleo marcaron un histórico de 3 millones en Estados Unidos. El dólar más caro complica la compra de insumos y limita las contrataciones de las empresas", dijo.

México no podrá aprovechar

Pese a las ventajas que México podría obtener en materia comercial por un dólar fortalecido una vez que termine la crisis del coronavirus, hay factores que mueven al terreno negativo los pronósticos para el país. La crisis del coronavirus lo impactaría en diferentes frentes y, en ese caso, el comercio no bastaría para aminorarlo.

"Estados Unidos registró este mes su mayor cifra en la historia de solicitudes de subsidio por desempleo. Esto quiere decir que las remesas, que le habrían dado un apoyo a la economía mexicana por el avance del dólar frente al peso, van a caer", explicó Valencia desde Chile.

De acuerdo con este experto, la previsión es que México mantenga su camino ensombrecido tras el recorte a la calificación de la deuda soberana que anunció el jueves la agencia S&P. Pemex sería también víctima de sus finanzas y de los precios del petróleo.

"Los precios del petróleo complican la operatividad de Pemex y si no sucede algo extraordinario, las calificadoras reducirán la nota para su deuda prácticamente al grado de bono basura. Para México, mucho dependerá de la respuesta que tenga el gobierno para la pandemia y de la certidumbre que dé para la inversión, que por ahora no es bien vista en otros países", explicó.

En este contexto, dijo Valencia, la reciente cancelación en Mexicali de una planta de Constellation Brands se suma a la cancelación del proyecto del aeropuerto de Texcoco y la insistencia por buscar la refinación de petróleo cuando ese activo se encuentra en situación de muy baja rentabilidad.

“La región en general, con excepción de Perú y quizá Colombia, se encuentra en un momento muy complicado. Estados Unidos seguirá siendo la economía más fuerte del mundo al menos por varias décadas. Los que deben reaccionar son los países como México y Chile”, dijo. A pesar del difícil panorama para México ante la crisis por el coronavirus, Calderón afirma que el futuro no es del todo negro para México.

Afirma que la criticada falta de acción del gobierno ante la pandemia le abre la posibilidad de acceder después a fondos que no aún no ha utilizado. "La estrategia ha sido criticada, pero hoy México conserva dinero del que puede disponer más adelante cuando la crisis se agrave.

La situación es complicada y en el mercado de deuda, los udibonos ya reflejan un futuro aumento en la inflación. El Banco de México tiene tasas muy altas y esa es una vía de respuesta", dijo.

[email protected]