Con un rendimiento de 17.7%, la inversión en dólares se coronó como el instrumento con mejores ganancias en el 2015, al superar los resultados en renta fija y renta variable, así como las pérdidas que observaron los metales preciosos, el petróleo y otros instrumentos de inversión.

De acuerdo con datos del Banco de México, el tipo de cambio interbancario del peso respecto del dólar estadounidense pasó de 14.74 pesos por unidad al cierre del 2014 a 17.3640 pesos por billete verde hasta el 30 de diciembre de este año. Con estos datos se observa la ganancia del billete verde ligeramente superior a 17 por ciento.

El dólar fue el ganador este 2015, las monedas -sobre todo de países emergentes- se depreciaron, reflejo de la debilidad de su economía, elevada deuda y dependencia de commodities como el petróleo, el cobre, acero y otros ligados a temas industriales, entre mayor dependencia a estos productos mayor impacto en las economías, en las monedas y en las bolsas , explicó Fernando Bolaños, gerente de Análisis de Monex.

Al igual que en México, la fortaleza del dólar se observó en otras paridades cambiarias, principalmente en monedas de economías emergentes, que han llevado el precio de la moneda de Estados Unidos a niveles cercanos al máximo histórico.

En Argentina el dólar ganó 52% respecto de la moneda del país sudamericano y 44% en la paridad del real de Brasil.

En economías emergentes de Europa, el dólar se apreció 27.5% en comparación con el rublo de Rusia, y 25% en el caso de la lira turca, por citar algunos ejemplos.

Alta volatilidad

El billete verde a lo largo del 2015 se convirtió en un refugio seguro para los inversionistas debido a la elevada aversión al riesgo y los episodios de volatilidad ante los temores de los capitales por la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal, en Estados Unidos, y el incremento en tasas de referencia, la caída en los precios del crudo y otras materias primas.

Se opacan

Este año, el oro y la plata dejaron de brillar al registrar bajas de 10.4 y 10.7%, respectivamente. Por otra parte, el petróleo se vio afectado por la menor actividad económica global y una sobreoferta de hidrocarburos, que se encuentran en su cotización mínima desde el 2008.

El referencial estadounidense, el West Texas Intermediate, concluyó el 2015 en una cotización apenas ligeramente arriba de los 36 dólares por barril y registró una pérdida de 31.06 por ciento.

Asimismo, la mezcla mexicana retrocedió 40.74%, al venderse al cierre del año en 26.93 dólares por barril.

El rendimiento del superdólar también supera los resultados de la renta variable alrededor del mundo y de renta fija.

Este año, la Bolsa Mexicana de Valores registró una pérdida nominal de 0.31% al ubicarse en el piso de las 43,000 unidades. En Nueva York, el índice Dow Jones observa una caída acumulada de 1.23 por ciento.

Para aquéllos que invirtieron en la moneda de Estados Unidos, las ganancias fueron mayores a los rendimientos en el mercado de dinero.

Tiene peso su mayor depreciación en siete años

La moneda mexicana cerró el 2015 cerca de sus niveles de máximo histórico, al cotizar en 17.3640 pesos por dólar en su paridad interbancaria.

Con este resultado, la divisa mexicana se debilitó 17.74% en todo el año frente al dólar estadounidense, una depreciación tan sólo superada por la caída de 26.52% observada en el 2008, revelan datos del Banco de México.

Durante el año que termina, la moneda local se vio afectada por la fortaleza del dólar, que se convirtió en un refugio seguro ante la volatilidad de los mercados financieros.

En el 2015, los movimientos del tipo de cambio estuvieron determinados por la especulación acerca de la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) en Estados Unidos, movimientos en el precio del petróleo y la aversión al riesgo causada por la posible salida de Grecia de la zona euro, la desaceleración en China y los conflictos geopolíticos , indicó Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base.

La especialista destacó que en la jornada de este miércoles el dólar se fortaleció ante la caída de los precios del crudo, que mostraron perdidas ante el incremento de los inventarios de petróleo en Estados Unidos.

De acuerdo con los datos del banco central, la depreciación del peso con el billete verde en el 2015 supera la pérdida cambiaria del 2014 que fue de 12.66 por ciento.

En el año que termina, la paridad peso-dólar registró en 21 ocasiones niveles de máximos históricos. El más reciente fue el 11 de noviembre, al venderse en 17.3840 pesos por unidad en su cotización al mayoreo. El mismo efecto se observó en operaciones al menudeo y en ventanilla de los bancos, ubicándose en 17.68 pesos por unidad.

Analistas estiman que para el 2016 continuará la volatilidad.

[email protected]