El precio del oro subió el martes ante un retroceso del dólar, con el mercado adelantándose a la publicación de datos de inflación en Estados Unidos que podrían brindar alguna pista sobre el ritmo de los incrementos de las tasas de interés.

El dólar bajó contra una canasta de monedas, revirtiendo parte de las ganancias de la semana pasada, cuando registró su mejor desempeño desde el 2016.

Un retroceso del dólar, divisa en la que se transa el oro, ha ayudado al metal precioso a repuntar casi 2% desde el mínimo en un mes que marcó la semana pasada a 1,306.81 dólares la onza.

En las últimas operaciones, el oro al contado subió 0.4%, a 1,327.52 dólares la onza, tras tocar máximos en una semana a 1,330.89 dólares. Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en abril ganaron 4 dólares, o 0.3%, a 1,330.40 dólares la onza.

Si bien el oro es considerado a veces una protección contra el riesgo, la semana pasada se benefició poco de la caída de las bolsas porque los inversionistas que salían de posiciones en acciones buscaban refugio en el dólar.

“La caída del índice dólar verdaderamente brindó algo de soporte al oro hoy”, dijo Phillip Streible, analista de materias primas de RJO Futures. “Algunos de los inversionistas tienen un poco más de confianza en el oro, pues se mantuvo por encima del promedio de movimiento de 50 días”, agregó.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense y las principales bolsas del mundo estaban a la espera de la publicación de los datos de inflación en Estados Unidos, que podría aportar algún indicio sobre el ritmo de las futuras alzas de tasas de interés por parte de la Reserva Federal (Fed).

La inflación es considerada a veces como positiva para el oro porque el metal precioso es visto como refugio cuando aumentan los precios, pero especulaciones de que la Reserva Federal elevará las tasas de interés para combatir la inflación le resta atractivo.