Sucursales bancarias de la Ciudad de México vendieron el dólar libre hasta en 19.42 pesos, una variación marginal de dos centavos más respecto al cierre previo, y lo adquirieron en un precio mínimo de 18.00 pesos.

A su vez, el Banco de México (Banxico) fijó en 19.1223 pesos el tipo de cambio para solventar obligaciones denominadas en moneda extranjera pagaderas en el país.

El dólar cayó el jueves en una volátil sesión, ya que los inversores tomaron ganancias de un movimiento alcista en el que el billete verde alcanzó sus niveles más altos para el año, mientras el mercado esperaba las nóminas no agrícolas de Estados Unidos para abril, que se publicarán el viernes.

En las últimas dos semanas, el dólar ha borrado todas sus pérdidas de 2018 por expectativas de que la Reserva Federal seguirá subiendo sus tasas de interés, mientras que otros bancos centrales, como el BCE, se toman más tiempo para reducir los estímulos monetarios.

Un avance mayor del dólar dependería de datos que muestren mejoras adicionales en el crecimiento e inflación de Estados Unidos, lo cual podría llevar a la Fed a elevar las tasas de interés del país tres veces más este año.

Los inversores revisarán el reporte de empleo de abril que se divulga el viernes en busca de señales de la fortaleza del mercado laboral estadounidenses y de presiones inflacionarias.

El miércoles, la Fed mantuvo sus tasas de interés sin cambios y se mostró confiada en que la reciente aceleración de la inflación a cerca del objetivo del banco central se sostendría, dejándola en camino a subir los tipos en junio.

Algunos analistas interpretaron esas declaraciones sobre la inflación como una señal de que la Fed podría permitir que los precios suban más allá de su meta, una postura que limitaría la necesidad de que el banco central se embarque en un ritmo más agresivo de endurecimiento monetario.